Devoción

Yo, el más ateo de los ateos, soy devoto de tus ojos y seguidor de tu palabra. Mi escepticismo se trunca ante tus manos. Tu suave tacto me adoctrina y me vuelvo un pecador: blasfemo contra tu ausencia,...