Resumen: El siguiente es un reportaje sobre la literatura “híper breve”, en el cual se exploran aspectos sobresalientes de aquélla, como su relevancia en la modernidad, sus orígenes, algunas implicaciones filosóficas y algunos ejemplos notables.

–¡Doctor, con una erección así no logrará pensar claramente!

–Por el contrario, enfermera; pensaré sin tanta sangre en el cerebro.

“Híper relato”, Anónimo.

KonfuziusEl prefijo hyper proviene del griego y significa “sobre”, “más allá”, “encima”; denota una transgresión o un rebasamiento; excederse o multiplicarse, como lo deja ver el término hiperplasia (excesiva multiplicación de las células).

Literatura “híper breve”, es el modo en que se ha llamado recientemente a una forma de escritura cuya característica principal consiste en no rebasar los 150 caracteres.

Omitiendo elementos modernos como el conteo de palabras, el desarrollo de las redes sociales y los dispositivos electrónicos que propician este tipo de comunicación, los textos “híper breves” siempre han existido y transgredido –a
su modo– a los relatos de mediana y corta extensión. Van más allá.

En Cómo se filosofa a martillazos, Nietzsche afirma que el aforismo y la sentencia son las formas de la eternidad; eso que de algún modo alcanza a decir lo que un extenso discurso no dice, y que suele resistir más el embate del tiempo que desarticula y arrastra a las largas explicaciones.

Los aforismos, las parábolas y los axiomas, de tal manera, comparten un potencial extensivo por su brevedad; persisten en la memoria con mayor integridad y alcanzan otras épocas, incluso remotas.

Cuando twitter estableció para su plataforma la cuestión de los 150 caracteres, después de 500 millones de usuarios suscritos, ocurrió una moderna vulgarización masiva de esta brevedad figural que, sin embargo, no deja de presentar efectos interesantes.

twitter-800x600

El mar de repiqueteos actual quizá no permite escuchar al nítido martillazo que pueda persistir en el recuerdo, y los héroes carecen de tragedias como los sonidos carecen de color entre el estruendo; o quizá es un nítido martillazo lo que escuchamos ahora y el sonido de miles de manos tecleando es la nueva tragedia, horrible o hermosa, del presente.

Pero todo esto es muy romántico y muy nietzscheano –peor para el último–, y ante ello sólo resta decir que hoy aparecen más convocatorias de relatos híper breves, más fuerzas que empujan en esa dirección a la literatura y más talentos emergentes alrededor del hecho.

Para finalizar, dejo una brevísima compilación de híper breves.

Amor 77

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

Julio Cortázar.

Calidad y cantidad

No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga.

Alejandro Jorodowsky.

El adivino

En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado…

Jorge Luis Borges.

El mundo

Dios todavía no ha creado el mundo; sólo está imaginándolo, como entre sueños. Por eso el mundo es perfecto, pero confuso.

Juan José Arreola.

Fecundidad

Hoy me siento bien, un Balzac; estoy terminando esta línea.

Augusto Monterroso.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.