El autor es promotor de lectura y coordinador de talleres literarios a nivel superior y medio superior por parte de la Revista Luvina, miembro del equipo de la revista cultural independiente Delta, ha colaborado en las revistas literarias Numen y Vaivén, actualmente cursa el último semestre de la Licenciatura en Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara. (Guadalajara, Jalisco, 1992).

Después de una larga herencia literaria, la poesía rompe muchas de sus molduras para dejar paso a una creación más liberadora, que Alfonso Reyes de alguna manera señala como una “crisis” en la que se no sólo se subvierte la finalidad de ésta, sino que además se intenta alcanzar una libertad mal conceptualizada.

En Jacob o idea de la poesía, Reyes hace una separación muy categórica de los poetas: los primeros de ellos los sitúa como “partidarios de la tradición prosódica”, en donde se recurre a la métrica, a la rima, y otros recursos literarios que son regidos por el orden y por ciertas normas que deben de respetarse, aquí da cabida incluso a los poetas que recurren al verso blanco; en el segundo plano instala a los demás poetas que se deslindan de esta tradición literaria y que se rigen más bien por el caos.

Para precisar a esta segunda categorización, Reyes hace alusión a los poetas surrealistas, a sus técnicas de “escritura mediumnímica o sonambúlica” en donde no se toma en cuenta que el acto de escribir imprescindiblemente debe de ser una actividad de consciencia plena, y a que no es posible dejar a la poesía en manos de la inconsciencia. Por tanto, creo que es acertado que haga este parte aguas para diferenciar lo que es la literatura de lo que no lo es. Alude también a los poetas místicos y señala que la poesía no se trata de plasmar un estado del alma, sino que se trata de planear una estrategia con las palabras para poder expresarlo:

El poeta no debe confiarse demasiado en la poesía como estado de alma, y en cambio debe insistir mucho en la poesía como efecto de palabras. (Reyes, 1986).

Un punto muy importante que se señala es precisamente que la consciencia y el raciocinio del acto de escritura, de alguna forma es lo que nos va dando una condición de hombre (homo sapiens sapiens), y es con esto con lo que dejamos de ser una criatura visceral, ya que Reyes menciona que “Hasta los perros sienten la necesidad de aullar a la luna llena, y eso no es poesía “, es decir, la poesía no se construye sólo con hurgar en el fondo de nosotros mismos, sino más bien con tener el control total de nuestra propia naturaleza.

Para llegar a hacer poesía es necesario tener como pilares a la tradición prosódica a la que Reyes alude, que dice que es imposible crear nuevos modelos de escritura si no se conocen los que ya existen, y está completamente en lo cierto. Por tanto, la tradición literaria viene a ser “al poeta como las andaderas al niño”. Un punto muy importante que se menciona es que en cierto modo hay una madurez al haber dominado a esta tradición literaria y construido un propio andamiaje. De cierto modo Reyes no se cierra a creer que sólo la tradición literaria es válida, sino que reivindica su importancia para la poesía contemporánea.

Retomando el punto inicial en el que se menciona que la poesía busca un concepto erróneo de libertad, Reyes nos dice que la poesía no encuentra una libertad en desligarse por completo de la tradición, sino más bien todo lo contrario, ser esclavo de ella para conocerla y dominarla, para saber qué es lo que verdaderamente la haría libre:

Pero que esto en nada afecta a la idea de la libertad, porque el verdadero artista es el que se esclaviza a las más fuertes disciplinas, para dominarlas e ir sacando de la necesidad virtud. (Reyes, 1986).

Dentro de la gran crítica que hace reyes a la poesía contemporánea, creo que existe una condicional, en donde se plantea que es válido que la poesía rompa sus moldes cada vez que sea necesario, y que se deslinde en cierta medida de la tradición, siempre y cuando se respeten algunas normas y tengan como base a esta herencia literaria que es y será siempre la base de toda la poesía.

Referencias bibliográficas.

Reyes, Alfonso. Jacob o la idea de la poesía. 1986. http://artespoeticas.librodenotas.com/artes/671/jacob-o-idea-de-la-poesia-1933 Consultado el Miércoles 22 de octubre de 2014.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.