Daniel Barenboim es un músico argentino de familia judía de origen ruso, naturalizado israelí y español, y con la ciudadanía palestina. Es una de las figuras más importantes de la interpretación musical clásica de la segunda mitad del siglo XX. Dentro de su trabajo grabado en discos hay un box set de Barenboin de 34 discos compactos que se titula Complete Wagner operas. Esto debe de escandalizar a más de un miembro de la comunidad judía, en especial a la involucrada en la industria hollywoodense, más en concreto, a Steven Spielberg. Es una osadía que un director musical de origen judío interprete la música de un compositor que se ha asociado (justa o injustamente) con el nazismo.

Lo cierto es que el dictador Adolfo Hitler era aficionado a la música de Wagner desde su adolescencia después de presenciar un concierto donde se interpretó una ópera del maestro compositor y que Kubizek, el amigo de juventud del dictador, relató de manera muy detallada en su libro de 1956 Hitler, mi amigo de Juventud.

No obstante, es preciso recordar que Wagner no tuvo la culpa de que Hitler se aficionara a su música, y mucho menos sería válido decir que a todo aquél a quien le guste la música wagneriana será un dictador, nacionalsocialista y genocida.

Por ello, ante Wagner hay que tomar la actitud del director Barenboim: hacer a un lado los prejuicios y disfrutar del arte musical, y qué mejor que en consonancia con las imágenes proyectadas en una pantalla. Por ello, te presentamos 5 películas donde la música de Wagner se hace presente.

Drácula (1931)

En este filme, al final de un concierto se escucha el fin de la obertura de la ópera wagneriana Los Maestros Cantores de Nüremberg. La película se rodó dos años antes de que el  Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Adolf Hitler llegara al poder bajo la dirección de Tod Browning y con “El Drácula” de la pantalla grande en el reparto: Bela Lugosi. Ésta es una de las primeras versiones sobre el mítico vampiro y narra cómo el conde Drácula abandona los Cárpatos y se traslada a Occidente, llevándose como sirviente a un contable. Una vez instalado, se enamora de una joven que ya está prometida. Empieza a visitarla por las noches y va bebiendo su sangre poco a poco para convertirla así en su esposa. Pero el malestar que sufre la joven alerta a su familia, que busca la ayuda del doctor Van Helsing.

Lo que el viento se llevó (1939)

Dirigida por Victor Fleming. En la elegante mansión sureña de Tara, vive Scarlett O’Hara (Vivien Leigh), la joven más bella, caprichosa y egoísta de la región. Ella suspira por el amor de Ashley (Leslie Howard), pero él está prometido con su prima, la dulce y bondadosa Melanie (Olivia de Havilland). En la última fiesta, antes del estallido de la Guerra de Secesión (1861-1865), Scarlett conoce al simpático, cínico y apuesto Rhett Butler (Clark Gable), un vividor arrogante y aventurero, que sólo piensa en sí mismo y que no tiene ninguna intención de participar en la contienda. Lo único que él desea es hacerse rico y conquistar el corazón de la hermosa Scarlett. En este clásico del cine, después de que Scarlett se despierta de un sueño, suena el “Treulich geführt” (la famosa “Marcha Nupcial”) de la ópera Tristán e Isolda del compositor alemán, algo inaudito, pues el régimen nazi estaba en su apogeo. Este ejemplo indica que la relación de Wagner con el nazismo es creada posteriormente.

Apocalypse Now (1979)

“Walkürenritt” (”La Cabalgata de las Valquirias”) de la ópera Las Valquirias es la obra de Wagner que más ha sonado en el cine. En este filme icónico del cine bélico acompaña la secuencia del asalto con helicópteros al poblado vietnamita. En la escena se mezclan a la perfección el sonido de las hélices, las campanas, los disparos, los estallidos… Una versión tétrica e inigualable de la obra, que, desafortunadamente, ha hecho que a partir de esta película se relacionen estas notas de Wagner con guerra y destrucción.

Romeo + Julieta (1996)

Esta película del australiano Baz Luhrmann (Moulin Rouge, 2001), con un Leonardo DiCaprio pre Titanic, es una adaptación moderna y para algunos deslumbrante y poco convencional del clásico romántico de William Shakespeare. Leonardo DiCaprio y Claire Danes interpretan a Romeo y Julieta, los jovencísimos y desafortunados amantes del pasado. Pero el escenario ha sido trasladado de sus orígenes isabelinos al futurista marco urbano de las playas de Verona. En este filme escuchamos, de la ópera Tristán e Isolda, el aria “Liebestod” (”Muerte del Amor”), que posee una expresividad dramática muy peculiar.

Capitán América (2011)

Y Wagner no se podía quedar afuera del ambicioso proyecto de Marvel/Disney de llevar a los superhéroes a la pantalla. Y la música del compositor alemán suena en la película del más patriota y el primer Vengador: Capitán América. En el filme escuchamos dos piezas: “Ein Schwert verhieß mir der Vater” del primer acto de la ópera Las Valquirias y “Erster Tag des Bühnenfestspiels” del tercer acto de otra gran ópera, El Anillo de los Nibelungos. Ninguna de estas dos arias es tan popular como la “Marcha Nupcial” o “La Cabalgata de las Valquirias”, por lo que es difícil identificar la presencia del compositor mal llamado Nazi.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.