El poeta, dramaturgo, novelista, ensayista, actor y director, Antoine Marie Joseph Artaud nació en Marsella, Francia, un 4 de septiembre de 1896. Desde pequeño sufrió enfermedades que afectaron su cerebro y sistema nervioso, como meningitis y neurosífilis, a causa de las cuales desarrolló un temperamento nervioso e irritable, además de tener lapsos paranoicos. Debido a estas enfermedades, Artaud pasó varios lapsos de su vida en sanatorios mentales.

Durante su etapa estudiantil sufrió crisis depresivas y se convirtió en una persona muy devota, al grado de querer ingresar al seminario. Esta devoción influyó gran parte de su obra, lo mismo que el ateísmo que también lo atraía; estos dos extremos fueron oscilaciones de su fe.

A los 24 años se instala en París y decide dedicarse a la escritura; sólo unos años después publica su Tractac del ciel, obra a partir de la cual conoce a André Breton y por quien asume el cargo de director de la oficina de investigaciones surrealistas. En esta época se dedicó también a la poesía y la redacción de guiones de cine.

Al cumplir 30 años funda, junto con el también escritor, Roger Vitrac, el teatro Alfred Jarry en 1926. Teatro en el que montaron 4 espectáculos, mismos que fracasaron, por lo cual Artaud se refugia nuevamente en la escritura y la teoría teatral, siendo este periodo el momento en el que sienta las bases de su Teatro de la crueldad, plasmadas en su obra, El teatro y su doble (1938).

Para Artaud, la crueldad no se reduce a causar dolor, sino que va más allá: la crueldad es destrozar la falsa realidad de manera violenta, deconstruir la vida en escena y afectar a la audiencia tanto como sea posible, a través de luces, sonidos y movimientos perturbadores. Rechazar los refugios de la miseria humana, es decir, el arte y la fe. Esta idea es producto de sus influencias dadaísta y surrealista, además de su admiración por el teatro balinés, que de acuerdo con su perspectiva trascendía la realidad para entrar en contacto con una vida interior e inconsciente.

A los 40 años decide viajar por primera vez a México, para visitar a su amigo Federico Cantú, pintor, muralista y escultor mexicano. Durante este viaje experimenta con el peyote y convive con el pueblo Tarahumara. Además conoce a la pintora mexicana, María Izquierdo.

De 1937 a 1946, se la pasó en diferentes manicomios, en los que era tratado con terapia electroconvulsiva, lo cual lo deterioró enormemente. Estos años de encierro, le conducen a desarrollar un odio por la psiquiatría, pues considera que los médicos califican su genialidad bajo el nombre de locura debido a la envida que sienten de su talento. Finalmente, tras 9 años, sus amigos logran sacarlo del sanatorio y vuelve a París, para pasar allí sus últimos años.

Artaud retoma la escritura y en 1947 publica su ensayo Van Gogh el suicidado de la sociedad, trabajo que fue galardonado con el Prix Saint-Beuve de ensayo. En 1984 produce un programa de radio: “Para acabar con el Juicio de Dios”, el cual es censurado y transmitido hasta los años 70´s. Antonin Artaud muere de cáncer el 4 de marzo de 1948 en el asilo de Ivry-sur-Se.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.