“Quizá nunca exista un hombre que haya leído tanto, estudiado tanto, meditado más y escrito más que Leibniz.”

Denis Diderot

 

Leibniz es sin duda uno de los más grandes y controversiales pensadores de su tiempo (1646-1716). Es considerado como “el último gran genio universal” ya que su trabajo y escritos abarcan una amplísima variedad de temas como filosofía, lógica, matemática, metafísica, teología, física, historia, jurisprudencia, entre otros.

Gottfried Wilhelm Leibniz nació en Leipzig, Alemania, el 1 de julio de 1646. Su padre fue jurista y filósofo, profesor de la Universidad de Leipzig; a pesar de que el padre de Gottfried murió cuando él apenas tenía 6 años, le dejó una gran biblioteca como legado. Leibniz fue un gran estudiante tanto en la academia como de manera autodidacta; a muy temprana edad aprendió latín, lengua que utilizó para escribir varios de sus textos, y también se interesó por aprender griego.

Estudió leyes en la Universidad de Leipzig, donde se le ofreció un puesto como docente; sin embargo Leibniz no aceptó y en cambió continúo sus estudios en la Universidad de Altdorf donde obtuvo su doctorado. Esta institución también le ofreció un puesto como académico, pero nuevamente rechazó esa oportunidad.

Durante su vida estuvo al servicio de la nobleza alemana, sirvió a tres generaciones de la Casa de Brunswick como historiador, consejero político y bibliotecario de la Biblioteca Ducal. Bajo las órdenes de Ernesto Augusto de Brunswick, Leibniz comenzó la redacción de la historia de esta familia, encomienda que jamás terminó debido a su pretensión de realizar una exhaustiva obra de investigación histórica.

En 1711 fue acusado de plagio por John Keill, quien afirmaba que Leibniz había robado las ideas de Newton respecto al cálculo infinitesimal, a partir de lo cual se comenzó una disputa que dejaría como vencedor a Newton; sin embargo, los historiadores afirman que cada uno realizó el descubrimiento por su parte, sin conocer los trabajos del otro. A partir de esto Leibniz perdió mucha popularidad y pasó a ser de segundo plano para la familia a la que había servido durante tantos años.

El último genio universal -después de haber sido desprestigiado por la mencionada acusación de plagio y por Voltaire en su obra titulada Candide, donde le ridiculiza-, murió en 1716, fuera de la gracia de la Corte y la Academia, por lo que ningún miembro de estos ámbitos acudió a su funeral. Su nombre y trabajo se reivindicaron y recobraron importancia hasta que sus textos fueron leídos por Kant, Bertrand Russell y Louis Couturat y éstos últimos publicaran varios ensayos al respecto de su obra.

La obra de Leibniz ha sido de gran relevancia para la filosofía, la lógica y las matemáticas; no obstante, también realizó aportaciones en el campo de la biología, medicina, geología, psicología, ingeniería y computación (a partir del sistema binario). Aún hoy en día la obra de este gran pensador no ha sido completamente ordenada por lo que no es posible decir hasta dónde llegan sus reales aportaciones a la ciencia y al pensamiento.

 

También te puede interesar 20 datos interesantes sobre la vida de Leibniz.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.