José Gorostiza nació en Tabasco, México, el 10 de noviembre de 1901. Fue poeta y diplomático. La mayor parte de su vida trabajó para el gobierno desempeñando cargos como el de canciller, secretario de embajada, subsecretario de Relaciones Exteriores y otros puestos similares.

En su juventud se trasladó a la Ciudad de México, donde estudió Letras y se desempeñó como profesor de Literatura Mexicana en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y de Historia Moderna en la Escuela Nacional de Maestros. Perteneció al grupo de Los Contemporáneos, junto con: Salvador Novo, Carlos Pellicer, Antonieta Rivas Mercado, Jaime Torres Bodet, Xavier Villaurrutia y otro conjunto de jóvenes, creadores de la revista Contemporáneos, que se encargaba de difundir innovaciones del arte y la cultura.

Dentro del ámbito de las letras, Gorostiza fue escritor de ensayo y poesía, destacándose en ésta última. Su obra, aunque escasa, es muy brillante y compleja. Únicamente publicó: Canciones para cantar en las barcas (1925), Muerte sin fin (1939), Poesía (1964) y Prosa (1969). En 1954 fue electo miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Entre su trabajo sobresale, su obra monumental: Muerte sin fin, considerado como uno de los poemas más importantes de la lírica en español, y a la vez, uno de los más profundos. Integrado por casi 20 secciones de versos, en los que la metáfora y la lírica presentan una pugna entre el agua y el recipiente que la contiene. Este poema de carácter filosófico, resume las preocupaciones vitales del autor: Dios, el hombre, el universo, la sustancia, la muerte[1]; su compleja composición, permite varias lecturas e interpretaciones de sus versos; sin embargo, el mero acercamiento a su poesía es ya un deleite para el amante de la belleza.

José Gorostiza, conocido como “el poeta de la inteligencia” debido a lo reflexivo de su trabajo, fue galardonado con el Premio Mazatlán de Literatura 1965 y el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Literatura 1968. Finalmente, murió a los 71 años, el 16 de marzo de 1973, dejando como legado su obra, catalogada como patrimonio de la literatura mexicana, a la cual, sin duda, vale la pena acercarse.

 

__

[1] Cf. Valdés, Héctor. Nota introductoria, en Muerte sin fin de José Gorostiza. México, 2008, UNAM.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.