El filósofo mexicano Luis Villoro falleció este miércoles por la tarde a la edad de 91 años. Sus restos serán velados esta noche en la agencia Gayosso de Félix Cuevas, informaron sus familiares.

Luis Villoro nació en Barcelona el 3 de noviembre de 1922, de madre mexicana y padre español. La última de sus apariciones en público fue en la ceremonia de ingreso de su hijo, el escritor Juan Villoro, al Colegio Nacional, que se realizó el pasado 25 de febrero.

Comprometido con la izquierda y activista social, fue uno de 23 ganadores del Premio nacional de Ciencias y Artes que enviaron una carta a la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que anunciaron su intención de impugnar el decreto de la reforma energética “por violaciones graves” al procedimiento con que se aprobó.

El filósofo es considerado uno de los pensadores más importantes de México y del mundo de habla hispana. Entre sus obras se encuentran Estado plural, pluralidad de culturasDe la libertad a la comunidadLa significación del silencio, El poder y el valor y Fundamentos de una ética política, magna obra en torno al quehacer filosófico en América Latina.

El presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa, envió sus condolencias vía twitter: “Murió Luis Villoro, hombre de ideas y convicciones. Amigo respetado con quien compartí experiencias diplomáticas en Francia. Abrazo a Juan”.

Uno de los temas sobre los que filosofaba era la política y la acción social, y entre ellos el asunto de la división de las izquierdas, sobre todo entre la partidaria y la no institucional, como la que representa el zapatismo.

El joven Villoro estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e hizo estudios de posgrado en la Universidad de La Sorbona y en la Ludwiguniversität de Munich, en la ex República Federal Alemana. Su tesis profesional se tituló Los grandes momentos del indigenismo en México. Ingresó a El Colegio Nacional el 14 de noviembre de 1978, con un discurso titulado Filosofía y dominación.

Fuente: www.jornada.unam.mx

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.