Benito Pablo Juárez García nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca, el 21 de marzo de 1806. Es conocido por sus ideas liberales y su frase Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.” Estudió Jurisprudencia en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, en donde obtuvo en 1834 la licenciatura.

Desde joven marcó una gran distancia con las ideas del clero y luchó prácticamente toda su vida para debilitar su poder. Ocupó numerosos y diversos puestos políticos. En 1847 fue elegido diputado federal por lo que se trasladó a la ciudad de México. Tras la guerra entre México y EUA Juárez regresó a Oaxaca debido a la invasión estadounidense, ubicándose como gobernador interino en 1847. Su gestión se caracterizó por lograr el equilibrio económico y la realización de obras públicas como caminos, la reconstrucción del Palacio de Gobierno, la fundación de Escuelas Normales y el levantamiento de una carta geográfica y del plano de la ciudad de Oaxaca. Instaló un escritorio público para que cualquiera que lo solicitara pudiese hablar con él sin importar su condición social o económica. En ese cargo Juárez impidió la entrada a Oaxaca al fugitivo Santa Anna, quien venía huyendo de la capital del país debido a la ocupación estadounidense de entonces.

Al llegar por undécima vez a la silla presidencial Antonio López de Santa Anna cobró venganza a Juárez por haberle impedido ingresar al Estado, mandando apresarlo. En 1853 lo encerraron en San Juan de Ulúa. Al poco tiempo lo trasladaron a Veracruz, donde lo embarcaron en nave con bandera española rumbo al destierro en Cuba. Más tarde se trasladó a los EUA donde conoció a varios exiliados más con los que desarrolló sus estrategias y planes políticos. A partir de entonces la vida de Benito Juárez se vio llena de luchas; fue apresado varias veces, se involucró e incluso provocó numerosas guerras, por su ideal de conformar una República libre y laica.

A pesar de la poca simpatía que tenía entre varios políticos, muchos otros apoyaban sus ideas y, en 1855, Juan N. Álvarez, al alcanzar la presidencia, lo nombró ministro de Justicia e Instrucción Pública. En esta época expidió la Ley Juárez, oficialmente conocida como Ley sobre administración de Justicia y orgánica de los tribunales de la Nación, del Distrito y Territorios. Ésta ley coartaba los derechos de militares y eclesiásticos ya que, entre otros efectos, suprimía los tribunales “especiales” que tenían ambos organismos.

En 1858, Benito Juárez se convirtió en Presidente de la República por primera vez. Durante este período de mandato su gobierno se ve amenazado por la Iglesia, Maximiliano, Napoleón III y varios mexicanos inconformes y en desacuerdo con sus ideas. En ésta época ocurren varias luchas e invasiones de franceses e ingleses, incluso intentan asesinarlo. Finalmente, gracias al apoyo de EUA logra fusilar a Maximiliano el 19 de junio de 1867, en el cerro de las Campanas.

El 15 de julio del mismo año Juárez regresó a la Ciudad de México y se proclamó a favor de restaurar la paz con todas las naciones. Posteriormente, convocó a elecciones para que su gobierno fuese legítimo y se reinstala como presidente tras ganar el 16 de enero de 1868. Su deseo era el de educar e industrializar al país, manteniendo la paz. Juárez pretendía expandir la educación pública con carácter gratuito y laico a todo el país, por medio de la construcción de cientos de escuelas.

Sin embargo, nuevamente se planeaba una conspiración contra su gobierno. Porfirio Díaz se había revelado contra Juárez y con la bandera de la no reelección, también los conservadores y el clero se muestran en su contra. Para las elecciones de 1872 Sebastián Lerdo de Tejada le sugirió a Juárez que no se postulara; sin embargo, lo hizo, recibiendo muchas criticas por desear prolongarse tanto tiempo en el poder. Mas nuevamente ganó las elecciones, en las que compitió con Sebastián Lerdo y Porfirio Díaz, siendo acusado de fraude electoral. Al poco tiempo Porfirio Díaz pronunció el Plan de la Noria, en el que desconocía a Juárez y llamaba a levantarse en su contra. La “no reelección” era una de las principales imputaciones contra Juárez, Porfirio lo acusaba de dictador.

Benito Juárez fue declarado muerto en la ciudad de México el 18 de julio de 1872, siendo uno de los hombres que más ha marcado la historia del país.

Sobre El Autor

Una Respuesta

  1. oscar rosas

    Hola excelente artículo, la imagen es muy bonita, ¿Como se titula? y ¿quién es el autor?

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.