Nacido en Roccasecca, Italia entre el año 1224 y 1225, Tomás de Aquino fue un teólogo y filósofo escolástico. Durante su época se le consideró uno de los pensadores más influyentes e importantes. Hoy en día continúa siendo un imperdible para los estudiosos de metafísica y catolicismo.

Tomás creció en una familia noble, su padre Landolfo era descendiente de los condes de Aquino y estaba emparentado con el emperador Federico II. Su madre Teodora, también era hija de dos condes. Comenzó su educación desde muy pequeño y siempre dentro de en un ambiente religioso. A los 5 años inició su instrucción en la abadía de Montecasino, de la cual su tío era abad, allí aprendió gramática, música, religión y moral. Cercano a los 15 años ingresó a la Universidad de Nápoles donde aprendió lógica aristotélica, misma que marcaría su obra entera.

De acuerdo a lo descrito por sus biógrafos más importantes, Tomás siempre tuvo una gran inclinación religiosa, lo cual lo condujo en su juventud a integrarse a la Orden de los dominicos, de la cual sería uno de los miembros más destacados, junto con Alberto Magno. Su decisión de convertirse en fraile iba en contra de los deseos de su familia, por lo cual sus hermanos lo tuvieron encerrado durante más de un año en el castillo de Santo Giovanni, intentando disuadirlo; sin embargo, finalmente logró ir a París y realizar sus propósitos.

Al llegar a Francia ingresó a la Universidad de París, lugar en el que conoció a otras personalidades importantes, como San Buenaventura, quien fue su compañero y con el cual mantuvo varias discertaciones teológicas; también allí comenzó su relación con Alberto Magno, del cual sería discípulo y quien influyera de manera relevante en su formación y futuro, pues creyendo en el talento de su estudiante comenzó a apoyarlo en sus estudios, instruyéndolo sobre todo la obra de Aristóteles. Durante este periodo se ordena sacerdote.

A los 31 años obtiene el título de doctor debido a su excepcional participación intelectual para defender a las Órdenes medicantes, cuando escribe Contra los que impugnan el culto divino, en respuesta a dos textos de Guillermo de Saint Amour. Con este texto gana la confianza del Papa Alejandro IV. Debido a este nombramiento, se convierte en maestro de Teología en la Universidad de París, tiempo en que escribe su primera Summa o compendio del saber. Cuatro años más tarde comenzó la redacción de su magna obra, la Summa Theologiae. En 1259 regresa a su natal Italia, donde permanece al servicio de la corte pontificia como consultor del Papa.

Durante su vida tuvo varios enemigos intelectuales entre los que destacan los averroístas con quienes, irónicamente confundieron algunos de sus escritos, por lo que fueron condenados por el Papa Étienne Tempier, en 1277. Sin embargo, finalmente, es él quien logra resolver la crisis del cristianismo producida por el averroísmo.

Tomás de Aquino murió el 7 de marzo de 1274, cercano a los 50 años. De acuerdo a sus historiadores, murió tras haber tenido una experiencia mística y la haber realizado profecías y milagros. Fue canonizado en 1325 y todas levantadas sus condenas por los textos prohíbidos en 1277.

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.