Desde 1951, el 14 de julio se celebra en México el Día nacional del árbol. La finalidad del festejo es recordar la importancia y los beneficios que nos brindan las plantas y los bosques. Entre sus bondades destacan la generación de oxígeno, captura de carbono y la recarga de acuíferos; además algunos estudios médicos afirman que caminar, sólo unos cuantos minutos, por el bosque ayuda a disminuir la presión arterial y el estrés.

Según los datos de la Food and Agriculture Organization (FAO), en México se perdieron 155 mil hectáreas por año, en el período del 2005 al 2010, a pesar de ello es el sexto país en el mundo con mayor incremento en el área de bosques plantados con 178 mil hectáreas al año. Recientemente el director del departamento Forestal de la organización, Eduardo Rojas, declaró que la deforestación mundial se ha reducido en un 37% en la última década. Esta disminución se debe a que varios países, sobre todo asiáticos, como China, India y Vietnam, están pasando de deforestadores a reforestadotes; sin embargo, aún no es suficiente y deben doblarse los esfuerzos para recuperar y conservar áreas verdes. Los bosques son ampliamente benéficos para conservar el equilibrio de los ecosistemas y de suma importancia para hacerle frente al cambio climático, puesto que reducen hasta 3°C la temperatura de la región. En la actualidad existen en el mundo sólo 4.000 millones de hectáreas de recursos forestales, hectáreas que deben cuidarse y no explotarse a causa de las crecientes necesidades humanas, ya que a pesar de la reforestación, la desaparición de un bosque natural implica daños graves y casi irreversibles. Según el Instituto Nacional de Ecología, por cada tonelada de papel que logramos reciclar apenas 17 árboles se salvan de ser talados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.