Un nuevo estudio asegura que drogas lícitas, como el alcohol, son más letales para quien las consume y para la sociedad que la marihuana.

El tema de la legalización de las drogas reaparece con fuerza tras las elecciones en los Estados Unidos y con él resurge la controversial pregunta: ¿cuál es el daño e impacto de las drogas tanto en los consumidores como en la sociedad?

Un reciente estudio, financiado por el Centro de Estudios sobre el Delito y la Justicia de Gran Bretaña y publicado en Internet, en la revista médica Lancet, asegura que el alcohol –legal prácticamente en todo el mundo- es más peligroso que drogas ilegales como la heroína y el crack.

Expertos británicos evaluaron diversas sustancias, incluyendo el alcohol, la cocaína, la heroína, el éxtasis y la marihuana, clasificándolas de acuerdo al daño producido en el individuo que las consume y para la sociedad en general. Los investigadores analizaron qué tan adictiva es una droga, el daño producido en el cuerpo humano y también incluyeron otros criterios como el daño ambiental provocado por el narcótico, su papel en la desintegración familiar, sus costos económicos en cuidados médicos, servicios sociales y cárceles.

La heroína, el crack y la metanfetamina, o metanfetamina de cristal, son las más letales para los individuos. Al considerar sus efectos sociales más amplios, el alcohol, la heroína y el crack se ubicaron como los más mortales. Sin embargo, en general, el alcohol superó en mortandad a todas las otras sustancias, seguido por la heroína y el crack. La marihuana, el éxtasis y el LSD se ubicaron mucho más abajo.

Los expertos dijeron que el alcohol se ubicó al frente de la tabla debido a la amplitud de su uso y a que tiene consecuencias devastadoras no sólo para los bebedores, sino también para los que los rodean. Cuando se ingiere en exceso, el alcohol daña casi todos los sistemas de órganos; también está vinculado con índices más elevados de fallecimientos y con un mayor porcentaje de delitos como: ataque sexual, violencia intrafamiliar, homicidio imprudencial, entre otros, lo que lo sitúa mucho más arriba en riesgo social, incluso por encima de la heroína.

A pesar de esa letalidad, los expertos dijeron que prohibirlo no sería práctico ni correcto. “No podemos volver a la época de la Prohibición”, dijo Leslie King, asesora del Centro Europeo de Monitoreo de las Drogas y una de las autoras del estudio. “El alcohol está demasiado incrustado en nuestra cultura y no se irá”. King dijo que los países deberían dedicar sus esfuerzos a atender a los bebedores problemáticos y no a la gran mayoría de personas que toman un trago o dos; consideró que los gobiernos deberían aplicar más programas educativos e incrementar el precio del alcohol, de forma que no sea tan fácil adquirirlo. Los expertos dijeron que el estudio debería impulsar a los países a reconsiderar cómo clasifican las drogas. King mencionó que las consideraciones en torno a los impuestos y los ingresos, como los que recaban los sectores que producen el alcohol y el tabaco, pueden influir en las decisiones sobre qué sustancias regular o declarar prohibidas.”Las drogas que son legales causan tanto daño, si no es que más, que las que son ilícitas”, señaló.

Fuente: www.eluniversal.com.mx

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.