En la actualidad, es cada vez más frecuente escuchar el concepto calentamiento global, debido a que es un problema creciente y preocupante; sin embargo, fuera del círculo científico, es un término que se nos presenta aún como algo difícil de entender o incluso desconocido por un gran número de personas, entre las que existen todavía las que prefieren considerarlo una farsa o una mentira para alarmar o distraer a la población de problemas más importantes. Por estos motivos considero de suma relevancia explicar de manera adecuada y sencilla en qué consiste este grave problema, comenzando por esclarecer el concepto: calentamiento global.

Definición de calentamiento global

El calentamiento global es el aumento progresivo y gradual de la temperatura media de la superficie de la Tierra. Aunque el aumento de la temperatura global puede darse –y de hecho se ha producido en el pasado– como efecto de los procesos naturales del planeta, durante el último siglo, este cambio ha sido producido por efecto humano, causando un aumento abrupto y anormalmente exponencial de la temperatura terrestre.

El término “calentamiento global” comenzó a ser utilizado para referirse a la elevación de la temperatura registrada a inicios del siglo XX, momento en el que este calentamiento se vio directamente relacionado con el incremento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, especialmente de Dióxido de carbono (CO2).

Gráfica, CO2 y calentamiento global

Gráfica de la concentración de CO2 (azul) en la atmósfera en comparación con el aumento de la temperatura (rojo), por siglo. Fuente: ingenieríaquímica.org

La temperatura de la Tierra y los motivos de su reciente y abrupto cambio

Existen varios estudios científicos que son un testimonio confiable y real de que el aumento de la temperatura del planeta durante los últimos 150 años, ha sido inusual y mayor que en la historia de milenios de la tierra. Siendo cada vez más exponencial y por lo tanto alarmante.

De manera natural, el clima de la Tierra es determinado por tres factores: la variación de la concentración de gases de efecto invernadero, la actividad volcánica y la actividad solar[1]. Nuestra atmósfera compuesta de gases y vapor de agua, propició un aumento de la temperatura media de la Tierra, la cual (sin atmósfera) sería de aproximadamente -18ºC. La acumulación de gases propició una temperatura media más alta y templada, la cual ha permitido que el clima de nuestro planeta sea propicio para el desarrollo de las formas de vida que conocemos, siendo favorable para la generación de diversos ecosistemas; sin embargo, el calentamiento global puede poner en riesgo a todo el medio ambiente.

Durante el último siglo la temperatura ha aumentado debido a la gran concentración de gases de efecto invernadero generados por actividades humanas. Los estudios demuestran que las temperaturas han comenzado a aumentar de manera inusual desde finales del siglo XIX y, si bien los tres factores mencionados antes intervienen, la concentración de gases ha sido clave para el progresivo y peligroso calentamiento de la Tierra durante el último siglo. Cada vez es más frecuente que se rompan los records de temperaturas más altas. Las últimas tres décadas han sido las más calurosas desde 1850; y las temperaturas alcanzaron máximos históricos en 1998 y 2016 por el fenómeno de El Niño.

La temperatura en la superficie del planeta ganó un promedio de 1.5°C entre 1880 y 2015; mientras que en la superficie de los océanos aumentó, 0.11°C, entre 1971 y 2010. No obstante, el aumento de la temperatura no es homogéneo; hasta ahora se sabe que es mayor al nivel de los polos, pero es igual de grave el impacto que se produce en todo el mundo.

.

.

Principales causas del calentamiento global

“Según los astrofísicos, las variaciones de la insolación y de la actividad solar apenas explican entre el 5 y el 10% del calentamiento actual: el resto deriva directamente del efecto invernadero causado por el incremento de la concentración atmosférica de carbono. Simplificando, podría decirse que, en el pasado remoto, el cambio climático provocaba un aumento del efecto invernadero; hoy es el aumento del efecto invernadero lo que comporta directamente un cambio”.[2]

1. Industrialización y crecimiento económico

Una de las principales causas del calentamiento global es la industrialización y la generación de gases contaminantes y de efecto invernadero que han provocado que el aumento en la temperatura sea exponencialmente acelerado.

Los gases emitidos por la industria, especialmente el dióxido de carbono (CO2), han modificado los componentes atmosféricos, provocando que la temperatura media del planeta pasara de entre 14.5 y 15ºC, a 16 o 16.5ºC.

“Las emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero han aumentado desde la era preindustrial, en gran medida como resultado del crecimiento económico y demográfico. De 2000 a 2010 las emisiones registraron un máximo histórico. Las emisiones históricas han hecho que las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso alcancen niveles sin precedentes en como mínimo los últimos 800 000 años”.[3]

A mediados del siglo XVIII, momento en que comenzó la industrialización, la cantidad de CO2 de la atmósfera (2º principal gas de la atmósfera) era de 280 ppm[4], para 1900 ya había aumentado un 26% es decir paso a 353 ppm; para el 2016 era de 403 ppm, lo que representa un aumento del casi 30% y se estima que para el 2050 la concentración llegue hasta las 700ppm, lo cual representaría un aumento del 58% en el lapso de dos siglos.

Del total de emisiones de CO2 generadas por actividades humanas, desde 1750 (al inicio de la Revolución Industrial), alrededor del 40% de esas emisiones permanecen en la atmósfera. El resto ha sido absorbido por sumideros de carbono y almacenado en reservorios naturales (completando el ciclo del carbono), por lo que ha sido removido de la atmósfera. El océano ha absorbido alrededor del 30% del CO2 antropógeno emitido, lo que ha provocado su acidificación.[5]

Lo más lamentable es que, durante los últimos 45 años se ha generado al menos la mitad de los contaminantes atmosféricos de C02 existentes. Es decir, este problema aumentó considerablemente desde la década de 1970, a la par que aumentó el crecimiento demográfico y la industria.

Gráficos calentamiento global

Fuente: Informe del grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático, 2015

2. Deforestación

Otra causa importante del calentamiento global es la deforestación. Los bosques representan una fuente de salud para el planeta, ya que permiten mantener una buena temperatura en la Tierra, al retener el CO2 a través de la fotosíntesis, disminuyendo así el impacto industrial; además ayudan a conservar la fertilidad del suelo, protegen las cuencas hidrográficas, evitan la erosión de la tierra, reducen el riesgo de inundación y son el habitad de millones de especies.

De acuerdo a la “Evaluación de los recursos forestales mundiales 2015”, realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), de 1990 a la actualidad se han perdido alrededor de 129 millones de hectáreas de bosques, lo que representa menos árboles realizando fotosíntesis y ayudando a la conservación de la salud del suelo, y menos bosques, que eran el hogar de millones de especies, que ahora se encuentran en peligro.

“Al mismo tiempo, la deforestación, la degradación forestal y los cambios en el uso del suelo contribuyen con alrededor del 12% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI). Muchos de los bosques que aún quedan en el mundo se ven cada vez más amenazados por la expansión agrícola, la extracción maderera, la recolección de leña y otras actividades”.[6]

3. La sobrepoblación

La sobrepoblación es, sin duda, otra causa importante del calentamiento global, ya que el aumento de población obliga a las grandes ciudades a extenderse, eliminando bosques y selvas para convertirlos en terrenos de cultivo y ganadería, o espacios para vivir.

Al mismo tiempo, el exceso de personas limita los recursos naturales, pues éstos no son infinitos y sus ciclos parecen ser más lentos que los del crecimiento poblacional; lo que ha obligado a la humanidad a acelerar varios procesos naturales para garantizar el abasto alimenticio, y a explotar los recursos de manera inapropiada e insostenible a largo plazo.

Por si fuera poco, debido al capitalismo y la falsa necesidad de consumo que se ha creado, la humanidad alimenta a la industria de manera inconsciente e irresponsable. Los millones de artículos de lujo que son consumidos cada día, la energía que utilizamos a diario y los combustibles fósiles que quemamos al utilizar nuestros vehículos de manera insensata, generan un impacto directo en la cantidad de gases de efecto invernadero liberados a diario. Asimismo, nuestro consumo está generando toneladas diarias de desperdicios que, en la mayoría de los casos terminan siendo quemados o tratados de manera incorrecta, constituyendo una causa importante del gran desastre ecológico que estamos generando en nuestro planeta.

Es notorio que, durante el lapso del aumento de la temperatura media de la tierra, la población humana creció de manera acelerada, sobre todo en los últimos 50 años. De 1970 a 2017 la población mundial se duplicó (pasamos de ser 3 692 492 000 a 7 722 727 000), y con ella la industria y la emisión de gases de efecto invernadero.

Gráfica crecimiento poblacional, cambio climático, calentamiento global

Gráfica del crecimiento poblacional por siglos . Fuente: World population

Efectos y consecuencias del calentamiento global

Uno de los principales y más graves efectos del calentamiento global es el cambio climático, que ya está afectando a prácticamente todas las regiones del globo.

El calentamiento global, al afectar el clima de la Tierra, pone en riesgo no sólo a los ecosistemas, sino a todos los ciclos biogeoquímicos del planeta. El ciclo hidrológico ha sido uno de los más afectados debido a la elevación de la temperatura; por ello, el nivel del mar está aumentando considerablemente, los polos se están derritiendo, el mar se está acidificando, el invierno se está acortando, los patrones de precipitaciones están cambiando y están aumentando la cantidad de fenómenos meteorológicos extremos.

El derretimiento de los polos está generando un aumento en el nivel del mar, lo cual es peligroso para los ecosistemas y las ciudades costeras; pero, además, al derretirse el hielo se pueden liberar gases que se encontraban congelados, entre ellos el metano, un gas de efecto invernadero más potente que el CO2, que de ser liberado podría acelerar el calentamiento de manera drástica[7].

Debido al cambio climático (derivado del calentamiento global) los animales y vegetales están sufriendo varias transformaciones para poderse adaptar; sin embargo, algunas especies parecen estar condenadas a la desaparición. Algunas de ellas están emigrando hacia lugares más elevados y fríos, mientras otras han alterado sus ciclos vitales y procesos de crecimiento.

Como consecuencia de estos cambios se prevé una extinción masiva de especies animales y vegetales, junto con la modificación y pérdida de ecosistemas como el polar; además de la reducción de áreas boscosas y expansión de zonas tropicales. Sumado a ello, los fenómenos meteorológicos extremos derivarán en otra serie de problemas como la falta y pérdida de cultivos, muerte de ganado y aumento de plagas, lo que a su vez generará problemas económicos, aumento de la pobreza extrema y paulatinamente hambrunas; lo que puede derivar en problemas sociales importantes, crisis e incluso conflictos violentos.

El clima extremo, la falta de producción en el campo y el aumento de la pobreza llevará a grandes sectores a migrar ya sea fuera o dentro de sus países. Este efecto ya comenzó a darse en algunas regiones en las que los fenómenos naturales de enorme potencia han golpeado y devastado ciudades enteras; sin embargo, si la temperatura global continúa aumentando a este ritmo, se estima que para el 2050 alrededor de 143 millones de personas tendrán que migrar por la falta de agua, alimentos, falta de productividad de cultivos, el aumento de ciclones, huracanes y del nivel del mar.[8]

El cambio climático minará la seguridad alimentaria y reducirá los recursos de agua dulce (tanto en aguas subterráneas como superficiales. De igual manera, se estima que hacia finales de siglo aumentarán las enfermedades y muertes causadas por las altas temperaturas y las largas olas de calor que serán cada vez más frecuentes.

sequía, cambio climático, calentamiento global

Calentamiento global en México

Ya que a todos nos afecta el calentamiento global, al igual que el resto del mundo, nuestro país está amenazado por el calentamiento global, de hecho, ya podemos sentir las consecuencias del cambio climático. El norte de México se está desertificando, la frecuencia y cantidad de lluvias está cambiando en varias zonas del país, la temporada de calor está llegando más pronto y durando más tiempo, y en los últimos años, la Ciudad de México ha tenido un aumento de casi 4ºC en su temperatura.

De acuerdo con científicos y académicos, se estima que en México las zonas más vulnerables son los bosques templados, mismos que corren el riesgo de desaparecer, también están ocurriendo con más frecuencia sequías importantes, lo que produce grandes pérdidas de ganado y cultivos. Las plagas y enfermedades de los bosques están aumentando y están apareciendo algunas enfermedades inusuales en ciertas regiones.

Acciones y soluciones para combatir el calentamiento global

El calentamiento global es un hecho que no se puede negar, estamos en un punto en el que ya no lo podemos prevenirlo y solamente nos corresponde tratar de evitar un mayor aumento de la temperatura y mitigar los efectos de su incremento.

De acuerdo al informe del Cambio climático 2014, “Las emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero (GEI) dependen principalmente del tamaño de la población, la actividad económica, el estilo de vida, el uso de la energía, los patrones de uso del suelo, la tecnología y la política climática”.[9] Por ello, para mitigar los efectos del calentamiento global y el cambio climático es preciso desacelerar el crecimiento demográfico y disminuir, de forma sostenible y radical, la emisión continua de gases de efecto invernadero, es decir nuestra llamada huella de carbono. Estos objetivos únicamente serán alcanzables si los gobiernos se unen de manera seria y comprometida para generar acciones y leyes que combatan las consecuencias de este fenómeno.

Entre las acciones que se pueden implementar me parecen relevantes las siguientes:

  1. Educar a la población

Es necesario explicar a la población los principales conceptos y efectos del calentamiento global, para que puedan comprender que nuestro actual estilo de vida es insostenible. Esto con el propósito de generar una conciencia sobre el problema, esperando que las personas se vuelvan consumidores más responsables, ahorradores y protectores de los recursos. También es preciso educar a la población en materia reproductiva y hacerle entender que, en este momento, lo mejor para el planeta, es no tener más hijos, porque no existen las condiciones ni los recursos para darles una vida de calidad.

  1. Modificar los procesos industriales

Idealmente deberíamos acabar con los procesos industriales; sin embargo, es imposible que eso ocurra, ya que las economías mundiales dependen en gran medida de las industrias; pero, es posible innovar e implementar tecnologías que nos permitan modificar las técnicas para generar menos gases de efecto invernadero, aplicar materiales reciclados y hacer los procesos más eficientes y ahorradores de energía.

Las modificaciones que se deben realizar en la industria son costosas e implican apertura al cambio; por ello muchas empresas privadas aún se encuentran reticentes a implementar las medidas adecuadas para que sus efectos al ambiente sean menores.

  1. Ahorro de energía e implementación de fuentes alternativas

La industria energética es la principal generadora de CO2. Actualmente, prácticamente todas nuestras actividades (desde las industriales hasta las domésticas) necesitan hacer uso de energía. Considerando esta realidad es necesario invertir tanto en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que nos permitan optimizar los recursos energéticos y mejorar los procesos de conversión de energía. También es preciso construir nuevas plantas productoras de energía a partir de procesos más amigables con el medio ambiente y sostenibles a largo plazo, al mismo tiempo abaratar y perfeccionar instalaciones domésticas menos contaminantes. Además, de manera individual es necesario que nos acostumbremos a ahorrar energía; apagando los focos que no se utilizan, aprovechando más la luz solar, comprando aparatos electrodomésticos ahorradores de luz y desconectando los aparatos que no se están utilizando y tratando de buscar medios alternativos para refrescar o calentar nuestros hogares en verano e invierno, pues el uso de calefacciones y aire acondicionado es nocivo para el ambiente.

  1. Sustitución de transportes convencionales por transportes ecológicos

Los malos medios de transporte son una fuente importante de la generación de CO2. El uso desmedido de vehículos particulares y la corrupción, que permite la circulación de vehículos sin afinación, pesados o de uso industrial en las ciudades, generan un grave problema. Es importante tratar de movernos en medios de transporte más ecológicos como la bicicleta, el tren o metro y caminar más, lo cual además de traer beneficios al medio ambiente, nos ayudará a mejorar nuestra salud.

Solucionar este problema implica el desarrollo de sistemas de transporte más eficientes, mejor educación vial y la inversión en medios e infraestructura para el uso de transporte ecológicos.

  1. Generación e implementación de leyes y subsidios ambientales

Los gobiernos desempeñan un importante papel en el combate contra los estragos y consecuencias del calentamiento global, debido a que es necesario crear y ejercer leyes que obliguen a las empresas públicas y privadas a regular sus emisiones de gases de efecto invernadero. Desde hace varios años se han celebrado diversas convenciones internacionales en las que los líderes mundiales acuden a discutir y tratar de generar acuerdos que permitan mitigar los efectos del cambio climático. Algunas de estas convenciones ya han comenzado a tener frutos y existen naciones que se encuentran altamente comprometidas en el combate contra el calentamiento global y la contaminación, logrando avances y mejoras significativas. Sin embargo, todavía hay varios gobiernos a los que parece no interesarles de manera real el medio ambiente, dando como resultado una mala implementación de leyes ambientales.

En México, como en muchos otros países existen leyes y tratados ambientales que protegen los recursos naturales, regulan el uso de transportes pesados y vehículos contaminantes, obligan a las industrias a reducir sus efectos nocivos para el medio y a sustituir viejos sistemas que resultan ser muy contaminantes; sin embargo, la ejecución de estas leyes no ha sido rigurosa, ya sea por falta de compromiso o por la corrupción.

Existe un gran número de países africanos y Latinoamericanos en los que intereses mezquinos y la ambición de los gobernantes ha impedido la correcta aplicación de normas y leyes ambientales. Por otra parte, las naciones más pobres se enfrentan a otro gran reto, ya que sus necesidades energéticas e industriales dependen del carbono o sus derivados y no cuentan con los recursos para modificar esa situación. Finalmente, hay países con grandes riquezas que no se sienten obligados a atender la situación ambiental global y por ello, no implementan ninguno de los protocolos ni invierten en tecnologías limpias.

“Las emisiones antropógenas totales de GEI han seguido aumentando entre 1970 y 2010 con mayores incrementos absolutos entre 2000 y 2010, a pesar del creciente número de políticas de mitigación del cambio climático […]. Las emisiones de CO2 procedente de la combustión de combustibles fósiles y los procesos industriales contribuyeron en torno al 78% del aumento total de emisiones de GEI de 1970 a 2010, con una contribución porcentual similar para el aumento experimentado durante el período de 2000 a 2010”.[10]

Fuente: El país. Información original: Seth Wynes & Kimberly Nicolas, 2017, Environmental Research Letters.

Conclusión

Actualmente todos los científicos y estudios serios concuerdan con que el cambio climático es un problema real y muy grave que debe tratar de detenerse y mitigarse con acciones eficientes y urgentes.

“Las proyecciones señalan que la temperatura en superficie continuará aumentando a lo largo del siglo XXI. Es muy probable que las olas de calor ocurran con mayor frecuencia y duren más, y que los episodios de precipitación extrema sean más intensos y frecuentes en muchas regiones. El océano se seguirá calentando y acidificando, y el nivel medio global del mar continuará elevándose”.[11] 

A nivel mundial el crecimiento económico y el crecimiento demográfico son los dos principales causantes del aumento de CO2 derivados de la combustión de fósiles, lo que está provocando un drástico calentamiento global. Aunado a ello, la deforestación y el consumismo agravan el problema.

Como siempre, las poblaciones más pobres son las más vulnerables a padecer las peores consecuencias del cambio climático. No obstante, parece ser que de manera general todos, incluyendo a los más ricos, viviremos los estragos de haber derrochado los recursos y contaminado el planeta sin medida.

Lo más importante en este momento es aceptar que hemos hecho grandes estragos en la Tierra y que es preciso, si queremos continuar viviendo de manera plena, hacer algo para evitar una catástrofe y hacerlo ahora.

 

Citas y referencias.

[1] Martha, González E., Enrique Jurado, Socorro González. “Cambio climático mundial: origen y consecuencias.”
Revista Ciencia 2003: 377-385. UNAL, vol VI, número 003.  Consultado el 10 de julio de 2018, en: http://www.redalyc.org/pdf/402/40260313.pdf

[2] Tanuro, El imposible capitalismo verde, p. 33.

[3] Organización metereológica mundial (OMM) y Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA). “Informe de síntesis. Cambio climático” 2015. Grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático. 10 de julio de 2018 http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar5/syr/SYR_AR5_FINAL_full_es.pdf

[4] Partes por millón, es decir, cantidad de unidades de una sustancia que hay por cada millón de unidades.

[5] Op cit, OMM, PNUMA. “Informe de síntesis. Cambio climático”, p46

[6] Banco Mundial. “Bosques. Panorama mundial. “Banco Mundial. 18 de abril,2017. Banco Mundial. 10 de julio de 2018 https://www.bancomundial.org/es/topic/forests/overview.

[7]Jorge Riechmann. “El síntoma se llama calentamiento climático, pero la enfermedad se llama capitalismo.”
Viento Sur18 de diciembre de 2014. 10 de julio de 2018 https://www.bancomundial.org/es/topic/forests/overview

[8]Sandro Pozzi, Ignacio Fariza. “El cambio climático llevará a 17 millones de personas a la migración interna en América Latina hasta 2050.” El país, 20 de marzo de 2018. El país internacional. 10 de julio de 2018 https://www.bancomundial.org/es/topic/forests/overview

[9] Op cit. OMM, PNUMA. “Informe de síntesis. Cambio climático”, p8

[10]Op cit. OMM, PNUMA. “Informe de síntesis. Cambio climático”, p5

[11]Op cit. OMM, PNUMA. “Informe de síntesis. Cambio climático”, p8

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.