Nacido el 31 de mayo de 1992 en San Luis Potosí, el joven violista y compositor Addi Corpus, autor de la Suite de Los Girasoles, nos comparte sus experiencias en el ámbito de la creación musical para orquesta y nos muestra cómo la música puede llevar a nuestra sensibilidad artística los sonidos más profundos de la cotidianidad.

1. Addi, haznos una breve semblanza de tu vida como músico

Mi contacto con la música fue quizá cosa del destino: provengo de una familia de músicos, mi tío abuelo paterno tocaba el violín y mi abuelo paterno, la armónica, ambos de forma no académica. Posteriormente mi padre tuvo una formación musical académica por la influencia de su hermano mayor, cantante de ópera profesional que emigró de San Luis Potosí a la Ciudad de México para formar parte del Solistas Ensamble de Bellas Artes y de ahí vino la línea familiar para seguir esta vocación. Empecé cantando en los coros que mi padre dirigía, posteriormente inicié mis estudios formales de violín, en el que duraría poco tiempo, para posteriormente empezar a estudiar viola. Tiempo después fui admitido en la Orquesta Sinfónica Infantil de México y años después en la Orquesta Carlos Chávez.

Hace alrededor de una década comenzó mi formación académica del estudio de la viola en la Escuela Estatal de Iniciación Musical “Julián Carrillo” de San Luis Potosí. Anteriormente tuve acercamientos con el piano, percusiones menores, todo esto en función de las necesidades del coro que dirigía mi padre, puesto que generalmente usaba esos instrumentos para acompañarles.

2. ¿Por qué elegiste la viola?

La elegí por la influencia de mi primer maestro de instrumento: había pocos violistas en la escuela y era uno de los instrumentos más despreciados de la orquesta (o lo sigue siendo). Fue por eso que todo comenzó como un experimento y terminó convirtiéndose en un gusto por el instrumento mismo.

3. ¿Cuándo y cómo descubriste que tu pasión por la música se podía proyectar no sólo en la ejecución de un instrumento, sino también en la composición?

Corría el año de 2008 y mi curiosidad me hizo empezar a escribir algunas inquietudes musicales en un programa de escritura musical, trataba de expresar los estados de ánimo que me invadían y sin saberlo aún, encontré en la composición una forma muy eficaz de canalizar estos sentimientos.

Posteriormente mi primera obra se presentó en un taller de composición que organizó la escuela de música donde estudiaba; recuerdo bien, fue un cuarteto de cuerdas muy al estilo clásico mozartiano. Después de ahí cada año seguí componiendo para dicho taller, pero cada vez más con una búsqueda de un lenguaje más cercano a las expresiones musicales del pueblo, es decir, incluyendo ritmos tradicionales de danza, sones, canciones, etcétera. Hasta que finalmente, encontré una voz para poder recrear a mi antojo y gusto estas expresiones, sin tener que hacer directamente una cita musical de las mismas.

4. ¿En qué te inspiraste para escribir la Suite de Los Girasoles?

He escrito esta música extrayéndola de las entrañas del sentir de la gente, del pueblo, de las calles, del campo… de la cotidiana melodía que acompaña al campesino en su labranza, del desafinado canturreo  de una persona en medio de una plaza, del músico que ronda los mercados haciendo y deshaciendo de las suyas con las notas, de todos los lugares cotidianos que se puedan imaginar. No hay formas escolásticas o académicas… busqué plasmar sólo sentires, sabores, imágenes, paisajes y escenas que cada uno quiera recrear.

5. Descríbenos con tus palabras la Suite de Los Girasoles

El primer movimiento es la puerta de entrada al vuelo de imaginar, fantasear; entre son y canción jalisciense y terminando con un son michoacano que aparentemente concluye, pero, ¿qué pasa al final cuando vemos lo predecible cerca…? Inmediatamente ataca al segundo movimiento, éste es una plegaria mística, un encuentro con el lado espiritual que el ser humano posee y que lo hace sentirse dichoso o débil a veces… el final no es final, solamente es una preparación para desembocar a lo que sigue.

El tercer movimiento tiene la alegría bullanguera y el juego que caracteriza al hombre mismo, pero cuidado, estos sentimientos, si no se saben manejar, pueden conducir al caos y al desorden total, que en su parte final, la música refleja.

En el cuarto movimiento, volvemos a un estado de reposo y ensueño, en el cual una madre le canta a su hijo un arrullo que dice: “duérmase, mi niño lindo…”; esta melodía se repite a lo largo de todo el movimiento que finalmente utiliza una transición que conduce al movimiento final.

El quinto y último movimiento representa el baile, la tierra, lo mundano, la humanidad al descubierto, con todos sus deseos, sentires, ambiciones y que a pesar de ello siempre hay algo que la mantiene en pie, a pesar de los errores e imperfecciones que son inherentes al ser humano; el final es decisivo y tajante, no hay un resto de duda que haga vacilar la firmeza y determinación de la música misma. Es música para imaginar, pensar, llorar, reír, bailar, tararear o definitivamente, abuchear al compositor, todo es válido.

6. ¿En qué consiste el proceso de composición de una obra? Compártenoslo

“Componer es una necesidad ontológica, fisiológica, psicológica, catastrófica”, podría responder irónicamente con un toque de Les Luthiers. Pero sincera y sentidamente creo que el proceso de componer es parte de una necesidad, una sed o un deseo de darse a entender, de externarse con los demás o de sacar esos sentimientos atravesados por las vivencias. He compuesto de muchas formas, más movido por una inquietud, una esperanza o una desazón, que por el sentimiento amatorio mismo.

Los momentos de inspiración son sublimes y mágicos, pero sólo van y vienen cada que menos lo esperas. No soy de la idea de estar forzando las notas a que entren en la pauta; la música fluye sola, no necesito forzar la creatividad para escribir las ideas musicales que están en mi mente.

Después de tenerlas ya escritas en pauta, va la segunda parte del proceso: poner orden y empezar a darles forma, es decir, tratar de decir algo con ellas y hacerlas presentables y atractivas para el escucha.

La última parte consiste en madurar la obra, escuchándola varias veces y también compartiéndola con personas cercanas con las que camino esta parte del íntimo proceso creativo. Siempre me sirven sus opiniones y abren en mí un campo de opciones que no me hubiera imaginado como autor.

Es un proceso que lleva algunos meses o años. No todas las obras pasan por este proceso y una gran parte se quedan truncas, porque no tienen hacia donde ir o sé que al menos por un tiempo no serán ejecutadas. Así, pues, la composición es un acto cotidiano, duradero, sorpresivo, pero, misterioso y espontáneo.

Esta frase, que desconozco quién es su autor, resume en pocas palabras lo que pienso de la composición:

“El compositor de nuestros días puede explorar mundos nuevos de resonancias incógnitas, de ritmos inusitados, de timbres variadísimos en la audición interior de una orquesta que no existe, pero que le es dable escuchar en los privilegiados momentos de creación. La creación musical sin esas revelaciones misteriosas resulta una fría combinación de sonidos que puede llegar a interesar, pero nunca logrará inflamar las almas de los oyentes”.

7. ¿Quiénes son tus compositores favoritos?

Julián Carrillo, ese genio mexicano poco conocido y menos aún valorado.

Silvestre Revueltas, aquel que llevó la música del pueblo a la máxima expresión musical académica.

Philip Glass, genio contemporáneo que con pocos sonidos a través de varias décadas nos ha demostrado que lo puede decir todo.

Y por último, al gran sordo de Bonn, Beethoven, ese titán de la música que fue en su tiempo incomprendido y revolucionario en muchos sentidos, hombre visionario, filósofo y creador único e irrepetible.

La Suite de los Girasoles de Addi Corpus fue estrenada el 17 de abril pasado en el Centro Nacional de las Artes, interpretada por la Orquesta Carlos Chávez. El sábado 23 de abril, a las 18:00 horas, se interpretará en la Biblioteca Vasconcelos y el domingo 24, a las 13:30 horas, en la Biblioteca de México.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.