Sin duda los mexicanos desbordamos talento y carisma. Somos un pueblo soñador, optimista, lleno de razones para festejar… pero la energía que nos sobra en ese aspecto nos falta en el trabajo. Tenemos mil pretextos para holgazanear y entre que hacemos y no hacemos, el talento se nos va. Pensamos que todo sería más fácil de otro modo: “si tuviera dinero…”, “si alguien creyera en mí”, “si me dieran una oportunidad…”. ¿Y si nosotros mismos nos diéramos una oportunidad para desarrollarnos?

Se vale soñar, pero debemos darnos cuenta de que también hace falta actuar, pues hoy en día no basta ser talentoso, sino que hay que saber venderse. Esa es la propuesta que tiene Daniel Silva, un joven escritor mexicano que ha sabido combinar su talento con la actividad empresarial, lo que le ha permitido alcanzar metas que otros aún siguen esperando.

Daniel Silva, conocido bajo el seudónimo de Sebastián Laguna, es licenciado en Ciencias de la Comunicación. Sebastián fue seleccionado a nivel internacional en 2014 para ser publicado en dos antologías: Primer Concurso de Relatos cortos de Ciencia Ficción y el Segundo Concurso de Microrrelatos “Soy feliz con…”, ambos organizados por Letras con Arte en España. Fue finalista nacional del Concurso de Cuento “Escucharte Aún Más” 2013 por la Asociación Phonak, y finalista nacional del Concurso “Carta a mis Padres” 2013 por el Instituto Mexicano de la Juventud.

¿Siempre te ha gustado escribir?

Sí. Tengo algunos cuadernos que desde los cuatro años conservo, pues en ellos dibujaba, con trazos muy mal hechos, personajes representando historias de terror y aventura. En mi desarrollo académico, desde la secundaria hasta la universidad, me percaté de que tenía muy buenas habilidades para redactar y sobre todo de que esto me gustaba, pues siempre ha sido un ejercicio mental y artístico que disfruto enormemente, principalmente porque me permite dar orden a mis ideas y poder analizarlas desde otra perspectiva. Siempre logro encontrar un hilo que andaba suelto cada vez que vuelvo a mis escritos.

¿Cómo te convertiste en escritor?

Ha sido un proceso largo, lleno de muchos obstáculos, pero sobre todo, de muchas experiencias. Existen varios prejuicios (algunos bien justificados) sobre lo difícil que es ser escritor, y es que, es un oficio a veces denigrado en comparación con otras profesiones, pero cuando se logra alcanzar el “éxito”, esta apreciación da un giro de 180 grados. Me convertí en escritor gracias a mi pasión por inventar historias, por exorcizar mis demonios internos, y gracias a que soy muy curioso. Finalmente, me encuentro con toda la información necesaria para poder llevar a cabo el proceso de autopublicación, respaldado por un gran grupo de profesionales; primero con la idea de publicar mi primera novela, así como de participar en certámenes literarios, en los que, con mucho orgullo y alegría, he podido ganar cuatro galardones.

¿Cuál fue tu primera obra publicada?

Mi primera novela publicada se tituló “Perturbación: La vida de un universitario”, una historia que narra las experiencias amorosas, musicales y amistosas de un joven estudiante de periodismo, quien no logra evitar un fatídico crimen en la universidad. Sin embargo, escribí su parte antecesora titulada “Armonía”, por lo que las conjuntamos, las reeditamos y publicamos como segunda novela: “Arpegio de Amor y Muerte”.

¿Por qué decidiste publicar tus obras en línea?

Hay dos razones principales. La primera es la accesibilidad, pues se está llegando a un punto en que el mercado comienza a saturarse de smartphones, tablets y los nostálgicos que preservamos nuestras PC. De esta manera, el colocar una novela a la que cualquier persona en el planeta pueda acceder con tan solo una conexión a Internet es, en definitiva, la mayor ventaja. La segunda es por la reducción de costos, ya que si bien, la producción de un libro electrónico no es gratuita, eliminar el costo de impresión y disminuir drásticamente el de distribución, se vuelve una enorme ventaja para el autor y empresario, pues las regalías se elevan desde un 35 hasta un 70% por cada ejemplar, situación que contrasta con la distribución física, que oscila entre el 8 y el 12%. Además, la publicación en línea fue un verdadero reto, pues cuenta con sus propios estándares y protocolos que una vez que se conocen y aplican correctamente, se replica el modelo de una forma muy satisfactoria.

También eres empresario. ¿Cómo combinas tu “espíritu emprendedor” con tu “espíritu creativo” de escritor?

Se combinan en dos puntos. El primero es netamente en la literatura, pues mis últimos manuscritos tratan situaciones empresariales; el tema emprendedor de alguna u otra manera se encuentra presente en mis novelas pues realmente me apasiona, desde el desarrollo de modelos de negocios ficticios, hasta estafas, fraudes y bancarrotas de las misma empresas. Por otra parte, cuando el producto de la literatura se trasfiere al modelo de negocio, siendo creativos y haciendo las cosas de forma diferente a la tradicional, encuentro que en lugar de estar peleadas estas dos formas de pensamientos, son complementarias a un nivel que jamás me hubiera imaginado.

¿Como empresario, cuál ha sido tu mayor logro y, cuál tu mayor desafío?

Mi mayor logro ha sido el haber ganado un premio internacional de negocios y constatar que pude lanzar un producto al mercado, con una calidad perfectamente competitiva con productos de casas editoriales y, saber que es un modelo de negocios viable y poco explotado en el país. Mi mayor desafío es el tema de la promoción, ya que se requiere invertir mucho tiempo, recursos económicos y mucha creatividad para encontrar nuevas formas de generar marketing diferente al tradicional.

Acabas de publicar el libro: Arpegio de Amor y Muerte, ¿cómo lo ha recibido el público?

Me siento muy agradecido con el recibimiento del público. He tenido la fortuna de poder charlar con todos los lectores que han terminado la novela. Les ha gustado mucho, me comentan que la historia los engancha desde el principio, que tiene un lenguaje muy ameno y sobre todo, que no se esperan el final, además de que he recibido muchas felicitaciones por la portada y el título de la novela.

¿Cuáles son las adversidades a las que se enfrenta un escritor en México?

Principalmente a la falta de oportunidades, derivadas, creo, de la excesiva oferta de escritores y de la escasez de instituciones que los formen, promuevan y consoliden a nivel comercial. Las becas otorgadas suelen ser muy reducidas. Entrar a una editorial es un proceso muy largo y por lo general difícil, por lo que considero que se está desperdiciando mucho talento, que por necesidad debe dedicarse a otras actividades, por no tener un sustento que apoye su creación literaria. Pero la más importante es que al escritor mexicano le falta mucho conocimiento empresarial, la garra de encontrar los medios para promoverse y darse a conocer; crear buenas redes de contactos, diferenciar que no es lo mismo escribir, a publicar o a vender. Creo que el escritor mexicano debería ser como el ratón: no se sabe cómo, pero siempre termina dentro de la casa.

¿Qué les recomiendas a los jóvenes que desean dedicarse a la literatura?

Que lean mucho, de todos los temas y autores que puedan. Que tengan un mentor, alguien que ya haya llegado a donde ellos quieren estar o que esté en proceso de. Que no se encasillen con los clásicos: lean un poco de negocios, desarrollo humano y marketing, les abrirá la mente para comercializar sus obras. Dejen que las personas los lean, especialmente que no sean amigos y familiares, para que puedan tener una crítica más fructífera y mejoren poco a poco sus escritos, sin olvidar su propio estilo. Que escriban, escriban horas, no tiren sus manuscritos por más “feos” que los consideren, pues en algún momento ese material les servirá. Pero sobre todo, que rompan paradigmas, que reten a la crítica literaria, que sean completamente diferentes.

¿Qué les recomiendas a aquellos que se interesan por emprender un negocio?

Emprender un negocio es un laboratorio de la vida. Uno descubre habilidades que no sabía que tenía pero -al mismo tiempo- puede ser una actividad verdaderamente frustrante. Infórmense mucho antes de empezar, tomen cursos, lean revistas especializadas, desayunen, coman y cenen negocios. Creen un buen plan y pidan ayuda, puede ser en incubadoras o con asesores privados. Creen una red de contactos: amigos de otros negocios con los que puedan aliarse y apoyarse, así como confederaciones y asociaciones de empresarios que, créanme, serán un gran respaldo para no caer. Finalmente recomiendo que busquen su pasión, prueben y busquen lo que realmente quieren emprender, ya que la pasión y la acción son un camino fuerte hacia el éxito.

Daniel Silva

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.