Resumen: ¿Qué pasaría si Tony Stark además de poseer un genio tecnológico se pusiera a pensar filosóficamente sobre la relación del hacer técnico y sus consecuencias para la humanidad? El siguiente reportaje utiliza un escenario ficticio con el fin de ilustrar una posible respuesta.

Hace unas semanas, de manera fortuita, me encontré con el señor Tony Stark y no puede dejar pasar tan magnífica oportunidad para entrevistarlo. Parece que el gran escape de Stark (hecho ocurrido en el medio oriente) lo ha transformado radicalmente. Su semblante mostraba a un hombre pensativo, como abstraído de la realidad; creo que lo abordé en un momento de anulación egocéntrica. Esto fue lo que ocurrió.

Reportero (con voz agitada): Señor Stark ¿me permite unas breves palabras?

Tony Stark: ¿Te conozco?, me parece que no, pero ¡hoy es un bello día y me siento un tanto  tolerante!, ¿en qué puedo servirte, amigo?

Reportero: Señor Stark, actualmente la tecnología ocupa un papel sobresaliente en la vida de la humanidad, ¿cuál es su opinión al respecto?

Tony Stark: Bien, no creo que las “breves palabras” que solicitas sean tales, ¿por qué no pasamos y tomamos asiento en ese establecimiento de café de altos precios y mala calidad?

Reportero: Claro, sería agradable.

Ya instalados en dicho lugar, y con un americano en la mano, el señor Stark dijo lo siguiente:

Tony Stark: Aún no sé tu nombre, amigo, pero a veces es buena idea platicar con un extraño, pues sólo de ese modo es posible confesar lo que en verdad se piensa.

Reportero: Señor Stark.

Tony Stark: Llámame Tony.

Reportero: Tony, ¿cuál es tu opinión respecto al papel que ocupa y representa actualmente la tecnología para la humanidad?

Tony Stark: Bueno, al ser la cabeza de lo que de manera sobrada es la industria tecnológica más importante del mundo, considero que la tecnología es una cualidad propia del ser del ser humano. La tecnología no se trata sólo de instrumentos y útiles que mejoran nuestras vidas, no… la tecnología es la condición sin la que el ser humano no habría podido ser. En cuanto al papel que ésta ocupa cotidiamente para la humanidad, creo que bien puede justificarse su importancia. Sin embargo, parece que, como todo, el uso que se haga de ella determina más o menos el carácter bondadoso o malévolo del hombre.

Reportero: Claro, de algún modo podemos pensar que la tecnología y los efectos que ésta puede producir, son consecuencia directa del uso de la misma, pero ¿se puede decir que el fenómeno tecnológico procure y produzca sólo resultados para mejorar nuestras vidas?

Tony Stark: Interesante pregunta, ¡déjame pensar un poco!… efectivamente, el fenómeno tecnológico es ante todo ambivalente. A veces, cuando las cosas salen bien, de la tecnología se dice que mejora nuestro estar en el mundo, pero, cuando las cosas salen mal, la tecnología puede empeorar, casi de manera catastrófica, la vida de muchas personas. Si a la condición anterior sumamos una variable importante que es la imprevisibilidad del comportamiento humano, es decir, la capacidad que todo individuo tiene para hacer el mal o el bien, podemos obtener resultados verdaderamente escalofriantes, ¡imagina lo que sucedería si mis inventos cayeran en manos de gente perversa!

Reportero: Tony, si es posible encontrar una objeción a la creciente y quizá incontrolable condición tecnológica del ser humano, ¿cuál crees que sea? ¿Cuál es la causa de los problemas en la relación de la humanidad con la tecnología?

Tony Stark: Bien, mi inquieto amigo… me parece difícil encontrar una sola causa ante tales problemas. Si lo pensamos bien, el problema del fenómeno tecnológico tiene su origen en una diversidad e interconexión de causas; no obstante, puedo señalar que las primeras de este problema, a mi parecer, son tres. Primero, la poca reflexión de la condición tecnológica y lo que ello significa para la humanidad, así como su relación con la naturaleza. Segundo, la falta de responsabilidad ante los efectos y productos de la tecnología. Y tercero, la creciente demanda de un enorme número de personas que pretenden reproducir un estilo de vida basado en los estándares norteamericanos.

Reportero: ¿Qué más nos puedes decir de estas tres causas primarias que encuentras a dicho problema?

Tony Stark: Me parece que desde el surgimiento de la tecnología moderna, la humanidad se entregó por completo a una utopía en donde bajo el nombre de “progreso” la vida humana tendería siempre a mejorar de manera irremediable. A partir de tal entrega creo que la mayoría de las personas asuminos que todos los problemas importantes de la humanidad surgen desde la tecnología y, peor aún, tendemos a pensar que todos esos problemas serán resueltos si existe el desarrollo y el progreso tecnológico. Por lo tanto, creo que como humanidad sólo podemos o sólo queremos ver los efectos positivos de la tecnología. Crero que últimamente existe una condición acrítica generalizada que impide observar, pero sobre todo tomar acción ante esta situación global.

Reportero: Con respecto a la falta de responsabilidad ante los efectos y productos de la tecnología, ¿qué me dice del inconveniente de la inacción, el desinterés y el escepticismo generalizado ante problemas como el cambio climático y la destrucción acelerada de la naturaleza? ¡Nadie con un poco de sensatez mataría a la gallina de los huevos de oro! Sin embargo, la realidad nos muestra que nuestra humanidad raya en la irresponsabilidad. No es que en estos momentos niegue la condición tecnológica del hombre, creo que una cosa buena puede parecer mala simplemente por la ineptitud de quienes la manejen…

Tony Stark: Un factor que debemos considerar de la manera más objetiva posible, es que la población mundial aumenta de manera alarmante. ¿Sabías, mi querido amigo, que la humanidad ha crecido desde el año 1880 casi unas seis veces? Hoy se calcula que somos poco más de 6,000 millones de personas en el planeta ¡Un planeta con recursos finitos no puede sostener una población con marcadas tendencias al crecimiento descontrolado! Por otra parte, la tecnología es el vehículo transformador de la naturaleza que nos permitió adaptar y construir lo que no existía en la misma; lo grave de esto es que parece que queremos más y no somos capaces de moderarnos. Por ello un problema íntimamente relacionado con la capacidad tecnológica del ser humano es el estilo de vida norteamericano tan ampliamente difundido y que parece todos amamos.

Reportero: Tony, ¿qué puedes concluir al respecto?

Tony Stark: Creo que puedo relacionar las causas primarias, que antes describí, en la siguiente frase: ¡Hoy más que nunca, la tecnología necesita de amortiguadores éticos! Pienso que deberíamos procurarnos como humanidad una actitud de precaución ante la ambivalencia del fenómeno tecnológico. Y esto significa, para mí, desarrollar un sentido crítico ante tal fenómeno, es decir, deberíamos aminorar los efectos que nosotros mismos hemos generado; a eso podría llamarle responsabilidad, pero no una responsabilidad ante los efectos inmediatos o a corto plazo que se desprenden de la tecnología. Debemos desarrollar una responsabilidad basada en la prevención y la precaución, cuyo objetivo sea la permanencia de la vida en la Tierra.

Reportero: Tony, creo que tus reflexiones muestran a una persona renovada, producto quizá de tu increíble escape de hace unas semanas…

Tony Stark: No veo por qué las personas no puedan cambiar… Me tengo que ir, mi desconocido amigo, ¿te soy útil para algo más? Mi avión privado aterriza en unos minutos y podría llevarte…

Reportero: No gracias, Tony, creo que prefiero caminar.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.