El viento eriza la fina piel de la playa

y la luna desaparece

en el horizonte.

 

La marea crece y decrece.

 

Unas palmeras ciegas acarician a la brisa

y conservan un sueño en disolución.

 

El viejo Pedro tirita mientras prepara sus redes.

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.