Mi amor por ti es como una canción de The Cure: Triste y alegre.

Tiste por la espera, tras las horas; porque puedo verte y no verte, percibir el silencio atravesar mi cuerpo en tu ausencia.

Alegre porque mi alma se infla como un globo terráqueo, lleno de azules, de montañas tan altas como el cielo, de seres fantásticos.

Triste porque el poeta es triste, porque al pasar del tiempo languidece en una eterna sonrisa, en un ambivalente atardecer.

Alegre como tus pasos, como la esquina perfecta de tu enigmática sonrisa; como tus ojos repletos de sueños, como tus labios ávidos y sensibles, como toda tú.

Triste porque el amor no puede y lo puede todo, porque nos enaltece y nos diluye como la tinta en el agua, como la arena en el mar.

Alegre como la vida, como la forma impura de la hierba que crece por doquier.

Triste como la flor que florece y marchita.

Triste y alegre como lo finito y lo infinito.

Triste y alegre.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.