El ajolote gigante

 

Cuando su enorme ojo apareció en la ventana, todos saltamos por el espanto.

 

 

Estilo

 

No quedan más cabos sueltos, pero, quizá ahora tengamos muchos cabos atados.

 

  

Cabaña

 

La bestia destrozó la puerta y, todos alcanzaron la cúspide del terror instantáneamente.

 

 

Beat

 

Entre un caos ininteligible saltó el eco que, con las frecuencias de su lado, revolucionó el sonido.

 

 

Fairy tale

 

Extraño tus pequeños pasos sobre mi cabeza.

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.