El señor Archundia

Como cada mañana, el señor Archundia salió de su casa y caminó por la acera, en dirección al trabajo. Cruzó la avenida 45 y saludó a la señora Luz, quien, al verle, detuvo la hechura de los panuchos...

Teoría y juego del duende

El siguiente texto forma parte de la conferencia “Teoría y juego del duende” que tuvo lugar en Buenos Aires, Argentina, en 1933, impartida por el poeta y dramaturgo español Federico García...

Haikús

- En cada gota, minúscula tragedia cae de tus ojos.   - Esparce el polvo de sus vencidos huesos, un estallido.   - Y cadenciosa marcha la cabellera sobre los...

Amor en Ciudadela

¡Esto es amor de viejos para jóvenes!, ¡esto es amor de viejos para jóvenes!, grita un anciano, en la famosa Ciudadela del Distrito Federal. Pasan las tres de la tarde y la capital recibe el típico calor...

Dos copas de vino y la vida

¡Cómo olvidar! Todo fue maravilloso; el viaje desde Buenos Aires, el Congreso Arqueológico, Madrid. Vertiginoso, quería verlo todo, vivir. El grupo de congresistas no quería perderse nada, todas las...

HIPERFICCIONES

  El ajolote gigante   Cuando su enorme ojo apareció en la ventana, todos saltamos por el espanto.     Estilo   No quedan más cabos sueltos, pero, quizá ahora...

La savia venenosa

... El odio al «mundo», la maldición de los afectos, el miedo a la belleza y a la sensualidad, un más allá inventado para calumniar mejor el más acá, en el fondo un anhelo de hundirse en la nada, en el...

Bahía

  El viento eriza la fina piel de la playa y la luna desaparece en el horizonte.   La marea crece y decrece.   Unas palmeras ciegas acarician a la brisa y conservan un...