Cuando los ríos verdes vuelvan a tomarte,

deja cualquier aliento tras el viento,

que el viento te persiga atento a tu respirar,

e impulse tu vuelo

y levantes al recoger semillas para sanar

las heridas que hicimos al pasar.

 

Llenarás de palabras su existencia oculta,

entre los corales milenarios,

que resurgirán por sorpresa,

tomando de ti la vida que quitaste,

aquella madrugada.

 

Recuerda cuando te preguntuntes:

¿A dónde fue el viento?

¿A dónde fue la corriente?

¿A dónde fue el último respiro?

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.