ResumenEn la vida política no cabe una relación seria con el erotismo, parece que la Historia los orilla a casos jocosos que opacan su vida como hombres de Estado.

¿Qué papel juega el erotismo en la política? Al parecer ninguno, los hombres de Estado procuran tener su imagen pulcra, sin ningún escándalo que pueda alterarle. No por eso admitiremos que sean entes que no están determinados por el erotismo; sin embargo, queda fuera del ámbito político y sólo tiene cabida en lo personal. Son dos cosas que no se pueden mezclar, pues, de lo contrario, las consecuencias son de lo más graves para el hombre de Estado.

La historia ha juzgado a aquellos hombres de Estado que han hecho pública o de los que se ha sabido su vida amorosa;  por ejemplo, Plutarco considera que fue un error brutal por parte de Antonio, un militar romano que peleaba el poder con Octavio, el haberse enamorado de Cleopatra.

Τοιούτῳ δ’ οὖν ὄντι τὴν φύσιν Ἀντωνίῳ τελευταῖον κακὸν ὁ Κλεοπάτρας ἔρως

(En efecto, el amor de Cleopatra ha sido para la naturaleza de Antonio el último mal)

O en un caso más reciente, el Primer Ministro Italiano Silvio Berlusconi ha sido fuertemente criticado por sus escándalos sexuales, los que han servido a sus rivales políticos para atacar al mandatario Italiano.

Otro caso sonado es el del ex presidente Bill Clinton y su relación con Mónica Lewinski, que ensució su carrera política.

Los políticos son imágenes públicas que necesitan del apoyo de los ciudadanos, y un político que hace público o se ve involucrado en escándalos amorosos tiende a perder popularidad. En Estados democráticos la pérdida de popularidad significa la pérdida de votos.

Todos saben que Cleopatra era una mujer hermosa que conquistó el corazón de Marco Antonio, pero muy pocos saben que era una mujer inteligente que no necesitaba de intérpretes para hablar con extranjeros.

De la política de Berlusconi se ha de saber poco si no se es especialista en el tema, pero cualquiera ha oído hablar de sus escándalos sexuales con mujeres de 18 años siendo él un hombre de más de 70 años.

Bill Clinton gobernó EUA durante dos periodos, pero saber qué hizo en ese tiempo resulta desconocido para muchos; sin embargo, sigue presente su amorío extraconyugal.

En la vida política no cabe una relación seria con el erotismo, parece que la Historia los orilla a casos jocosos que opacan su vida como hombres de Estado.

Sobre El Autor

Lic. en Filosofía, UNAM. Estudiante de Letras Clásicas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.