4

En semanas recientes han circulado bellas y terribles imágenes de las mujeres que participan en primera fila en el movimiento político en Turquía. Y cuando digo bellas no me refiero al gastado cliché de la belleza femenina, sino a la simple belleza de una imagen en donde una persona bien plantada en sus pies se manifiesta políticamente y enfrenta la brutal represión policíaca. Este hecho hace que las escenas capturadas en fotografías y videos sean también terribles.

La participación de estas mujeres es notable si consideramos que en Turquía, aunque gobernada por una democracia laica, los partidos con mayor peso en la política institucional son de orientación islamita, es decir, con base religiosa. La realidad de las mujeres turcas varía según su generación, clase social y religión, pero de manera general podría decirse que viven en un país con ideas y actitudes conservadoras respecto de las mujeres, donde los crímenes de honor y la discriminación son parte del panorama cotidiano.

A woman protestor uses mobile phone to r

 

Lo que considero necesario reflexionar es que visibilizar la participación política de las mujeres en las protestas turcas ha sido posible gracias a la tecnología de registro de imagen y voz a las que hoy tenemos acceso y a la transmisión vía Internet de esta información. Más importante aún, ha sido posible porque décadas de feminismo se decantan en la posibilidad de celebrar este hecho en vez de censurarlo.

Esto que hoy vemos en Turquía es algo de lo que nos hemos perdido en décadas anteriores: el reconocimiento y el registro amplio de la participación de las mujeres en los movimientos políticos alrededor del mundo.

5

Es a partir del nacimiento y desarrollo de la microhistoria que se comenzó a visibilizar a las mujeres como partícipes de la construcción de todas las sociedades en todas las épocas del mundo. Este hecho ha sido y aún continúa siendo pasado por alto no sólo en la manera de registrar la historia, sino en la manera de transmitirla, aprehenderla y reproducirla.

Y me refiero no sólo a las mujeres extraordinarias que en momentos extraordinarios hicieron cosas notables en el ámbito de la política (por ejemplo, el movimiento de mujeres sufragistas de los siglos XIX y XX), sino a las que inmersas en los actos cotidianos de todos los días participaron en la formación, producción y reproducción de las sociedades.

Turkey Protest

Lo anterior implica no sólo que la presencia de las mujeres en la gran historia y en la historia cotidiana ha existido siempre aunque no haya sido reconocida, sino que su trabajo diario tampoco ha sido nombrado o visibilizado de manera suficiente.

Considero importante comenzar a comprender la historia política y la microhistoria desde otra perspectiva y ver la presencia y la participación de las mujeres ahí donde parece no existir, tanto en el pasado como en el día a día.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.