Desde Austria, la Orquesta de Cámara de Viena llegó al Centro Nacional de las Artes (Cenart) el pasado jueves 26 de marzo para ofrecer un recital en el marco del Festival Internacional Esto es Mozart, el cual contó con la participación de la violinista alemana Alissa Margulis.

El Teatro de las Artes, con lleno total, fue el escenario para la presentación de la Wiener Kammerorchester, fundada en 1946, ahora bajo la batuta de Stefan Vladar, director artístico de la agrupación desde 2008.

El programa incluyó piezas magistrales compuestas en el siglo XVIII por Wolfgang Amadeus Mozart: La flauta mágica, el Concierto para violín n. 4 en Re Mayor KV. 218 y la Sinfonía n. 39 en Mi bemol Mayor KV. 543.

El concierto inició con la obertura de La flauta mágica, obra maestra indiscutible de la ópera, que ofrece una buena aproximación al arcano mundo de la masonería.

Todos los instrumentos, de acuerdas y alientos, sonaban en perfecta armonía bajo la dirección de Stefan Vladar quien, con movimientos sutiles que en momentos se tornaban enérgicos y contundentes, aumentaban la intensidad de los acordes.

Para la interpretación del Concierto para violín n.4, la agrupación contó con la presencia de la alemana Alissa Margulis que, ataviada de largo en color rojo oscuro, hizo gala de su dominio en el violín, pues el suyo era el principal, acompañado por el resto o bien de manera solitaria.

Durante los tres movimientos que incluye el Concierto para violín, Margulis dio muestras de la gran expresividad que puede alcanzar ese instrumento con su amplia gama de sonidos, pues en la conjunción del arco con las cuerdas, lo mismo lo hacía sonar tenues agudos para luego pasar a graves acordes.

El recital continuó con la interpretación de los cuatro movimientos de la Sinfonía n. 39 que el músico austriaco compuso en el verano de 1788, comenzando con el Adagio-Allegro para continuar con el conocido Andante con moto, en el que las cuerdas sonaron cargadas de intensidad.

En el impresionante tercer movimiento, Menuetto, la Wiener Kammerorchester dio muestras del virtuosismo de sus integrantes, quienes ejecutaban con maestría los rápidos acordes para luego regresar a notas tranquilas.

La presentación cerró con broche de oro con el cuarto movimiento Finale: Allegro, de tono festivo, que fue celebrado con sendos aplausos y bravos por parte de los asistentes, quienes ovacionaron a la orquesta.

A lo largo de los casi 90 minutos de concierto, el público pudo disfrutar de la maestría que ha alcanzado la Orquesta de Cámara de Viena con sus 15 violines, cuatro violonchelos y dos contrabajos, acompañados por una sección con diferentes instrumentos de aliento.

Esto es Mozart. Festival Internacional cierra actividades el domingo 29 de marzo con diversos recitales en el Teatro de las Artes y el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes, así como el Conservatorio Nacional de Música y el Palacio de Bellas Artes.

Tras una segunda participación en el Palacio de Bellas Artes el sábado 28, la Orquesta de Cámara de Viena se presenta el último día del festival en el Auditorio Silvestre Revueltas del Conservatorio Nacional de Música para demostrar de nueva cuenta su ineludible maestría con un programa digno de celebrar.

Más información: www.estoesmozart.com

Fuente: Conaculta

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.