El trabajo de un artista es un testimonio que habla por sí mismo. El óleo, la acuarela, el acrílico, dan cuenta de las más sublimes creaciones. Pero quien tiene la oportunidad de ver trabajar a un artista plástico sabe que el proceso creativo va más allá. Tal es el caso de David Douglas Duncan, amigo íntimo de Picasso e incansable periodista que plasmó el proceso de trabajo del pintor.

Pablo Picasso (1881-1973) fue retratado por David Douglas Duncan durante 17 años, los mismos que duró su amistad, interrumpida sólo por la muerte del pintor. El fotógrafo estadounidense conoció a Picasso en febrero de 1956, cuando lo visitó en su casa en La Californie con el pretexto de enviar saludos de su amigo en común, Robert Capa.

“Toqué diciendo que era amigo de Capa y que quería saludarlo. Me recibió Jacqueline, toda vestida de negro, de los pies a la cabeza. Me sorprendió lo menuda que era. Me tomó de la mano y me llevó al segundo piso, donde, dentro de la bañera, estaba él desnudo. Le dije que si le podía hacer una fotografía y me dijo que sí. Esa fue la primera vez”, contó el propio Douglas Duncan en octubre de 2013, cuando anunció la donación de una parte de su acervo fotográfico al Museo de Picasso en Barcelona.

Desde entonces, el fotoperiodista estableció una cercana amistad con el pintor, la cual también dio origen a ocho libros con imágenes de Picasso, quien permitió que David y sólo David registrara sus pinturas privadas, varias nunca antes vistas.

Es a partir de este trabajo que surge Picasso revelado por David Douglas Duncan, una exposición inaugurada el pasado mes de abril en el Museo del Palacio de Bellas Artes, dentro del marco del programa Mano a mano: Miradas fotográficas cruzadas Francia-México, que conmemora el 70 aniversario de la creación del Instituto Francés de América Latina (IFAL) de México y medio siglo de la visita del presidente Charles de Gaulle a nuestro país, en marzo de 1964.

La muestra está integrada por obra del artista creador del movimiento cubista, acompañada por imágenes documentales capturadas por Douglas Duncan en un recorrido que va revelando el universo estético de Picasso: su vida y la innerente obra que le acompañó hasta su muerte.

La exposición no sólo exhibe óleos del artista en interacción con las fotos, sino también dibujos, esculturas, litografías, grabados, cerámicas y diseños en plata. En total, 280 piezas provenientes de diversas colecciones como las del Pompidou de París y el Museo Picasso de Barcelona.

Entre las obras destaca la exhibición del óleo La Tête, cabeza de mujer que se expone junto a 20 fotografías que documentan su realización, desde que era un lienzo en blanco hasta que Picasso la sella con su firma.

En la exposición, el público encontrará “a un Pablo Picasso en acción y, desde otro ángulo, en distintos momentos de su vida cotidiana, como la imagen del artista en plena bañera de su casa”, mencionó Stephanie Ansari, curadora de la muestra junto a Tatyana Frank de Maud’huy. “Solamente a Duncan le permitió Picasso estar tan cerca, desde la mañana hasta la noche. Duncan fue como un gato que no hacía ruido ni nada”, recordó la curadora.

Picasso musicalizado

Además del deleite que implica poder apreciar la obra de Picasso y la fotografía de Douglas Duncan, el Museo del Palacio de Bellas Artes y el sitio web LifeBoxset, un portal de contenidos de música alternativa, realizaron un proyecto conjunto con el cual los espectadores pueden disfrutar de dos listas de reproducción desde la platafoma de Spotify en el momento que se recorre la exposición.

El resultado es una lista de 30 canciones que tratan de retratar el sonido de la época a la cual pertenecen las fotografías expuestas, es decir, el periodo que va de 1956 a 1973. Dentro de la selección podemos encontrar piezas representativas del avant-garde, el jazz y el pop.

El concierto de cello de Dvorák, que su compatriota André Navarra estrenó en París en 1956; “Workin’” de Miles Davis (considerado el Picasso del jazz); la música de “À Bout De Souffle” de Godard y el yé-yé pop que tanto reinó las carteleras durante la estadía de Picasso en Francia; y hasta una grabación de Sun Ra (gran jazzista estadounidense) hablando de arte y trascendencia que data de 1973, año en que muere Picasso, son algunas de las opciones.

Para poder escuchar las listas de reproducción lo único que tienes que hacer es lo siguiente:

1. Baja Spotify en tu Smartphone/Tablet

2. Sigue a mbellasartes para acceder a los playlist

3. Ponte tus audífonos y visita la exposición Picasso revelado por David Douglas Duncan

Cabe señalar que la cuatoría del proyecto y la selección musical corre a cargo de La Vida Bohéme, banda venezolana que ya anteriormente ha incursionado en este tipo de ejercicios.

Picasso revelado por David Douglas Duncan permanecerá abierta hasta el 20 de julio de 2014, así que no esperes más y corre a disfrutar de esta increíble experiencia si aún no lo has hecho.

image

Más información: www.museopalaciodebellasartes.gob.mx

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.