Somos muchos los jóvenes que inclinados por una pasión artística o profesional hacia la literatura, tenemos el sueño de ver reflejado nuestro trabajo en el peldaño más alto de nuestro quehacer: un libro. Y ya sea que queramos ser reconocidos como cuentistas, novelistas, poetas, ensayistas, etc., buscamos cumplir esta meta a través del camino tradicional: entrar a una editorial que nos publique.

Pero hay que comprender que este proceso es bastante largo, desde seis meses hasta incluso dos años para que nuestro libro pueda ser visible en estanterías y eso sin contar el tiempo que nos haya tomado lograr entrar a una casa editorial, que son muy contados los casos de jóvenes que lo logran.

Es por eso que hoy deseo presentar de manera muy sencilla el nuevo concepto que está tomando fuerza en el mundo editorial en México: la autopubicación, que representa un primer paso (y en algunos casos, hasta el definitivo) para darse a conocer como escritor y por qué no, comenzar a generar un negocio con nuestras obras.

La autopublicación es el proceso por el cual, el mismo escritor se encarga de dar a conocer su obra y distribuirla. Pero no me gustaría que nos venga a la mente el escritor desesperado que trae en su maleta decenas de libros que vende a los transeúntes en la calle a $20 cada uno (aunque me ha tocado verlo, tristemente), sino, un escritor que se convierta en su propio manager y empresario.

Así es. Y todo esto apoyado por las plataformas que existen en internet para que la autopublicación sea viable: la creación de libros electrónicos (ebooks) y la impresión bajo demanda (POD por sus siglas en inglés).

Los libros electrónicos representan actualmente la forma más rápida, accesible y de mayor distribución que existe para poder llevar nuestra literatura al público, pues en realidad en cualquier dispositivo electrónico (PC, Smartpohne, Tablet, etc.), es posible leerlos y a precios muy por debajo de los impresos o incluso gratis. Esto a través de varios sistemas, como el distribuirlo por correo electrónico, descargarlo desde nuestra página web o la mejor opción que recomiendo, a través tiendas virtuales de libros, como las tres más grandes en el mundo: Amazon, iTunes y Google Play, que se encargan de destruir las regalías de una forma mucho más justa que en editoriales tradicionales.

Por otra parte, para los nostálgicos y aquellos que además integramos en nuestra estrategia la existencia del libro físico, la impresión bajo demanda ofrece las grandes ventajas de que el cliente corre con los gastos de impresión de los ejemplares que necesite, y a nosotros como autores, nos beneficia al no necesitar de un almacén y mucho menos de un punto de distribución, pues las empresas (como Amazon, Bubok, Lulú, etc.) se encargan de poner a disposición del cliente, servicios de entrega a domicilio que hace también más cómoda la experiencia del lector.

Los jóvenes (y también los no tan jóvenes) tienen en la autopublicación una excelente manera de comenzar su carrera literaria, mejorar su currículum a través del lanzamiento de un libro o simplemente que quieren ver sus obras en manos de sus lectores, como un legado más a la humanidad.

El tema de la autopublicación es muy extenso pero interesante como pocos, existen sus trucos y vías cortas para reducir la curva de aprendizaje, pero como toda profesión o arte, se trata de constancia, creatividad y astucia para poder llegar al éxito (sea como lo queramos definir) y cosechar los frutos de nuestro trabajo.

Sobre El Autor

Es escritor, empresario y conferencista. Ha publicado la novela “Arpegio de Amor y Muerte” y ha sido reconocido con cuatro galardones literarios. Ganador del Premio al Emprendimiento James McGuire 2012.

2 Responses

  1. Literalis

    Buen artículo introductorio Sebastián. Creo que se podría profundizar un poco en otros posts explicando un poco más sobre los desafíos de la autopublicación.

    Lamentablemente se lee mucho sobre las bondades de la autopublicación pero creo que la “parte” de la escritura de un nuevo libro o ebook es solo el puntapié inicial del proceso.

    La edición, el marketing y las ventas de los mismos son tanto o más importantes que la escritura en si misma. Si el libro no se vende no tiene mucho sentido escribir ya que volveríamos al sistema tradicional de publicación donde una persona puede tener 20 libros escritos pero si ninguna editorial quiere publicarlos es lo mismo que nada.

    Te dejo un saludo,

    Nicolás

    Responder
  2. agustin grau

    Estupendo artículo, Sebastián. Desde luego la autopublicación, como todo, no está exenta de dificultades, pero en ese sentido no es nada ajeno a la vida, y sin duda representa una extraordinaria oportunidad en muchos sentidos.

    Como bien dice Literalis en su comentario, escribir un libro no significa nada si descuidas el proceso de la venta, el marketing y la promoción. No es lo mismo escribir un libro que venderlo. ¡En absoluto!

    Y tienes toda la razón, Sebastian, en lo que comentas respecto a que la autopublicación puede suponer el punto de partida para generar un negocio. En este sentido, me permito sugerir un artículo que escribí en otro blog con el título de “Las diez razones que hacen del e book el ingreso pasivo perfecto”: http://goo.gl/AWX3Fp . Efectivamente, un e book (mejor varios) pueden ser una estupenda fuente de ingresos pasivos.

    Gracias por el artículo y un abrazo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.