El Libro del consejo o Popol Vuh es el texto de mayor valor y relevancia histórica que tenemos del pueblo quiché. El libro fue escrito en lengua quiché, pero con caracteres propios del español, en él se narra el origen del mundo y los hombres desde una cosmovisión maya.

El texto fue escrito en el siglo XVI, alrededor del 1550, por uno o varios indígenas (tal vez antiguos sacerdotes), a quienes, los frailes evangelizadores, tras la conquista de Guatemala, les enseñaron a leer y escribir. De acuerdo a las historias que quedan sobre el origen del manuscrito, se cree que éstos indígenas realizaron la obra con el propósito de que no se perdieran sus relatos cosmológicos, historia y tradiciones, después de que los españoles acabaran casi por completo con sus templos, códices y libros antiguos.

A pesar de la destrucción de la mayoría de los textos indígenas, este libro permaneció oculto durante siglo y medio hasta que fue encontrado por un grupo de sacerdotes que lo conservó. Fray Francisco Ximénes lo tradujo del quiché al español, en el siglo XVIII. El fraile transcribió el texto original y además la traducción, generando una versión bilingüe con el propósito de que la posteridad pudiera conocer la redacción original.

La primera parte del libro cuenta cómo los dioses hacen surgir los valles, los animales y las plantas, pero desean crear un ser que sea capaz de recordarlos, alimentarlos y honrarlos, para ello se proponen crear al hombre; sin embargo, antes de alcanzar su propósito tienen algunos intentos fallidos, primero crean al hombre de lodo que no puede hablar, luego al de madera, que habla y se reproduce, pero no tiene alma, por lo cual es destruido. Finalmente crearon al hombre de maíz, el único que puede cumplir con el fin divino.

Además de narrar el origen del mundo y los hombres, el Popol Vuh cuenta las aventuras de varios dioses, generalmente mostrados en parejas, quienes enseñan a los hombres algunas tradiciones como el juego de pelota o cómo medir los días. En esta parte de la narración destacan las aventuras de los gemelos Hunahpú e Ixbalanqué, hermanos que descienden al inframundo y enfrentan a los señores de Xibalbá. Los gemelos se convirtieron en el Sol y la Luna, respectivamente, y cada día descienden al inframundo para combatir con los señores de Xibalbá, si triunfan volverán a salir en la nueva jornada, si no, dejarán de hacerlo. La última parte del texto se concentra en la narración del linaje quiché, en la que se cuenta la historia de este pueblo desde sus primeros hombres hasta los días de la conquista.

Esta narración ha sido presa de varias controversias en torno a su originen maya, debido al tiempo en el que fue escrito y los paralelismos que guarda con relación a los mitos hebreos. Algunos investigadores defienden fehacientemente su originalidad, mientras que otros señalan que, sin por ello dejar de ser original, hay en él una evidente influencia de la cosmología europea. No obstante, más allá de la verdad sobre el origen del texto, se puede afirmar de manera concreta que el Popol Vuh es una narración con un gran contenido literario, en el que se cuentan de forma increíble historias de antiguos dioses mayas y pensamientos e inquietudes propias del hombre de cualquier civilización, por lo cual es una lectura ampliamente recomendable. Te invito a leerla y a generar tus propias conclusiones sobre el texto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.