Hace algunos días comentaba con unos amigos lo tremendo que resulta, actualmente, el fenómeno de las relaciones amorosas. De hecho, la impresión compartida no redundaba sólo en la dificultad, sino en el desencanto generalizado que percibíamos con respecto a la conformación de la vida en pareja y las exigencias tanto personales como sociales a partir de dicho escenario. Sin embargo, la sospecha sobre tal dificultad del amor en el mundo actual, quizá pueda extenderse a otras esferas del día a día. La política, la economía, la moral y muchos temas más aparecen ante nosotros con cierto dejo de contrariedad y desilusión.

Para muchos de nosotros, el mundo y su dinámica encuadran una realidad que, de vez en vez, nos deja con muchas dudas sobre el orden de las cosas. A veces, la vida cotidiana puede tornarse un sin sentido, pues pareciera que el sentido proveniente del devenir político, económico y social presente no nos satisface del todo. Hoy se encuentra ampliamente difundida la idea sobre ‘cierto desengaño’ ante el entero social, es decir, la cuestión sobre la sociedad de masas con respecto a las facilidades y dificultades que dicha organización comporta para nosotros.

Por otro lado, este no es un tema del todo nuevo para la filosofía, en todo caso es parte de dicha tradición. Por ejemplo, Ortega y Gasset expone una visión que muestra la ausencia de opciones para construir y crear un programa vital que difiera de los cánones sociales en donde impera la uniformidad de las posibilidades que ofrece la Técnica moderna[1]. Incluso el pensamiento existencialista, con todo lo que ello supone, forma parte de las respuestas más conocidas ante el emergente problema producido en la modernidad.

En ese sentido, Gilles Lipovetsky ofrece, a lo largo de su obra[2], una posible respuesta al problema que supone la cultura de masas. Los temas que discute se sostienen en el análisis de conceptos como el vacío, la moda, el impacto de la tecnología y el papel que ésta ocupa en nuestras vidas. Asimismo, lo efímero, el desplazamiento de valores tradicionales y la conformación de nuevos valores destacan como temas fundamentales de su trabajo intelectual. El pensamiento de Lipovetsky se ha catalogado como posmodernismo. Es un hecho que la discusión proveniente de estas ideas resulta atractiva para ciertos sectores académicos, y de alguna forma es digerible para un gran número de personas, ya que la filosofía de este autor trata temas cotidianos que no requieren, en cierta medida, de un estudio profundo de otras categorías filosóficas.

Por último, cuestionarse sobre el sentido de las cosas podría conducirnos a la búsqueda de respuestas, y es probable que éstas no aparezcan de manera sencilla. Sin embargo, la diversidad de pensamientos está presente. Una de las respuestas posibles al orden actual de las cosas puede encontrarse en la filosofía de Gilles Lipovetsky, y bien vale el esfuerzo conocer un poco más sobre este autor.


[1] Cf. Ortega y Gasset La meditación de la Técnica y La rebelión de las masas.

[2]  La era del vacío: Ensayo sobre el individualismo contemporáneo  y  El imperio de lo efímero: La moda y su destino en las sociedades modernas, son un buen inicio para introducirse al pensamiento de este autor. No obstante, la obra de Lipovetsky consta de por lo menos diez libros, casi todos publicados en español.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.