Ficha técnica

Autor: Friedrich Schlegel

Título: Lucinda

Género: Novela

Idioma original: alemán

Traductora: María Josefina Pacheco

Editorial: Siglo XXI

Número de páginas: 128

Comprar ahora

Friedrich Schlegel fue uno de los más importantes representantes del Círculo de Jena. Se desempeñó como filósofo, traductor, filólogo, historiador, crítico literario y evidentemente como escritor. Una de sus mayores aportaciones fue la acuñación del término romanticismo, como un movimiento de reacción ante la excesiva razón de los ilustrados, el cual daba mayor importancia a la sensación. Así, aplicó su teoría romántica en una de sus principales obras: Lucinde (también traducida como Lucinda).

Lucinde, de Friedrich Schlegel, publicada en 1799, es una obra excepcional en todo el sentido de la palabra. Desde el principio de la lectura se puede encontrar un tono poético. El desarrollo de los personajes, siempre dramático pero contundente, es prácticamente un estudio de caso y no hay duda de que contienen una carga personal; se trata de una obra casi biográfica con un desarrollo psicológico en cada personaje.

En sentido literario, el texto está dividido en varios momentos y cada uno tiene un estilo propio. Esto distingue a la obra de otras tantas que, en el mismo contexto histórico, se limitaban a un solo estilo o temática. Desde un inicio se puede apreciar que el autor pretende irrumpir en el lector, generar un acontecimiento estético. A partir de diversos enfoques y posiciones (primera y tercera persona), Schlegel relata un entramado de historias a partir de un lenguaje poético repleto de figuras retóricas, algo muy característico del movimiento de la época. Sin embargo, podemos decir que Lucinde es una novela romántica con tintes de novela contemporánea –al menos cierto tipo de novela– que tiene por cometido jugar con el estilo y generar una propuesta propia.

La lectura de la novela se torna fluida a pesar de lo descriptiva que pude llegar a ser. No podemos poner en tela de juicio el talento de Schlegel, sin embargo, no es una novela para lectores que no están habituados a la novela romántica, pero sobre todo a la lectura de corte más experimental. A pesar del estilo literario, el texto está cargado de argumentos o al menos aproximaciones hacia algunas temáticas que también responden al movimiento literario de la época. 

Principalmente podríamos decir que el texto gira en torno a tres ejes principales: el amor, la amistad y la angustia. En este sentido, el texto es, a la luz del romanticismo, una obra de carácter existencialista. La soledad existencial de Lucinda y Julio, el desamor, la falta de encuentro y la búsqueda del amor eterno son una muestra clara de que el autor busca generar en el lector, además de una experiencia estética, una profunda reflexión. 

A grandes rasgos podemos decir que Lucinde no aborda temáticas distintas a las que como lectores estamos acostumbrados; no obstante, hay que reconocer que el autor lo hace de una manera virtuosa. Lucinde nos remite la obra de Novalis, pero también a la de Cortázar; a la poesía de Neruda pero también la de Goethe. Probablemente en ello resida su valía: Schlegel logra cohabitar en los recovecos de la esencia literaria a partir de la existencia propia, como todo gran escritor suele hacerlo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.