Contexto y composición

La Divina comedia, escrita por el poeta florentino, Dante Alighieri, es una de las mayores obras de la literatura universal y la más grande pieza de las letras italianas. Su fecha de composición es incierta, pero se estima que fue redactada entre 1306 y 1319.

Este magno poema está compuesto por tres partes: Infierno, Purgatorio y Paraíso; cada una integrada por 33 cantos de estrofas redactadas en terceto endecasílabo, más uno introductorio, con lo que suman un total de 100 cantos. Es evidente el uso del número tres en la obra, mismo que para Dante representaba al triángulo y con él, la armonía del Universo. El círculo es otra figura importante del poema, el cual simboliza al tiempo; por ello, cada una de las partes está dividida en 9 círculos o secciones.

La Comedia, como la llamó su propio autor, recibió el adjetivo de divina por Giovanni Bocaccio, primer biógrafo Dante y uno de los principales comentaristas de su obra.

.

Dante Alighieri, Divina comedia, frases, reseña, sinopsis, libro, literatura, cultura

.

Sinopsis (reseña)

El libro narra el viaje purificador de Dante, comenzando en el Infierno hasta llegar al Empíreo, parte más alta del Paraíso. A lo largo de su ascensión, el poeta será ayudado por varios personajes, entre los que se distinguen dos guías: primero, Virgilio, poeta que encarna el conocimiento científico, y después Beatriz, representante de la fe. Durante su recorrido, Dante entrevista a diversos e importantes personajes de la historia, sobre todo de actores políticos, pensadores y artistas.

La obra entera es un ejemplo de virtud literaria, redactada con inigualable belleza y estilo; sin embargo, mi parte favorita es el Infierno, pues su gran contenido mitológico y metafórico, además de la propia ficción creada por Dante, hacen de esta primera parte un relato excepcional, tan entretenido como hermoso. El resto está escrito con el mismo virtuosismo, pero mientras Dante se acerca más hacía el empíreo, y su alma se eleva, el relato se vuelve menos jocoso, se torna un poco más serio y cercano a las escrituras y símbolos religiosos.

Dante siempre estuvo interesado por las letras, por lo que sus primeros escritos datan de su tiempo de juventud, durante la cual dominó todas las formas literarias de su tiempo; sin embargo, se alejó de la literatura durante varios años, dedicándose a la política, y no volvió a escribir sino hasta su época de destierro, en 1305, momento en el que muy probablemente se dedicó a desarrollar su Comedia, un libro en el que se aprecia la docta madurez de un consumado poeta, erudito en filosofía, religión, astronomía, historia y política.

La Divina comedia concentra todo el conocimiento clásico y medieval, y anuncia la llegada del renacimiento, por ello, sin duda, esta obra merece toda la admiración e importancia que se le ha dado a lo largo de los tiempos, y Dante, un lugar entre Homero y Virgilio, como uno de los más importantes y trascedentes poetas de la humanidad.

portada, divina comedia, libro, reseña, sinopsis, composición, Dante Alighieri

.

Frases de la Divina comedia

“Nada hay creado que en edad me alcanza,

no siendo eterno, y yo eterna duro.

¡Perded cuantos entráis toda esperanza!”

Infierno, III,7-9

.

“Conviene aquí dejar el miedo abyecto

y a toda cobardía dar por muerta.”

Infierno, III,13-14

.

“Amor, que a nadie amado amar perdona,

prendió por éste en mí placer tan fuerte

que aún, como tú ves, no me abandona.”

Infierno, V, 103-105

.

“¡Punto en boca, lobuna fiera impía,

consúmete tú misma en tu rabieta!”

Infierno, VII, 8-9

.

“Nula es nuestra visión de lo cercano

y lo actual; sin ninguno que lo advierta,

nada sabemos del proceso humano.”

Infierno, X, 103-105

.

“¡Oh, la ciega ambición, la ira maldita,

que así nos pincha en esta vida corta

y en la eterna tan mal nos precipita!”

Infierno, XII,48-50

.

“«Si tú sigues tu estrella,

por fuerza has de tocar glorioso puerto,

si no me equivoqué en la vida bella […]”

Infierno, XV, 55-57

.

“«Que ahuyentes la pereza ahora procede»,

dijo el maestro, «que sentado en pluma

o encamado, a la fama no se accede;

y quien sin ella su vivir consuma,

en la tierra no más vestigio deja

que humo en el aire y en el agua espuma…”

Infierno, XXIV,46-51

.

“«Un alma alienta en cada hoguera,

revestida del fuego que la inflama.»”

Infierno, XXVI, 47-48

.

“Renazca aquí la muerta poesía,

oh santas Musas, pues soy todo vuestro […]”

Purgatorio, I,7-8

.

“¡Ven, y deja a la gente con sus cuentos!

¡Sé como el torreón, que no doblega

su entereza al empuje de los vientos!”

Purgatorio, V, 13-15

.

“El verdor de la fama sólo dura

si destaca en el gris de la ignorancia.”

Purgatorio, XI, 92-93

.

“«Habla, mas sé tan breve como agudo.»”

Purgatorio, XIII,78

.

“[…] ¿qué le daremos al que mal nos mira

si al que nos mira bien damos castigo?”

Purgatorio, XV, 100-101

.

“No pregunté “¿Qué tienes?” como lo hace

quien sólo mira con mirar vacío,

viendo que alguien cual muerto en tierra yace;

sino que pregunté por darte brío:

conviene urgir al perezoso y lento

a no hacer del velar tiempo baldío.”

Purgatorio, XV, 133-138

.

“Fantasía, que al hombre con tus tretas

sacas de sí y lo dejas embebido,

aunque suenen en torno mil trompetas,

¿quién pábulo te da, si no el sentido?”

Purgatorio, XVIII, 13-15

.

“Luego, así como el fuego va a la altura

por su forma de ser al vuelo dada

en busca de la esfera en que perdura,

así el alma al deseo va prendada,

que es vuelo espiritual, y no reposa

mientras no goza de la cosa amada.”

Purgatorio, XVIII, 28-33

.

“Obraste como aquel que marcha, acaso,

de noche y a la espalda una luz lleva,

que él no ve, pero alumbra tras su paso…”

Purgatorio, XXII, 67-69

.

“Tan gran anhelo se sumó al anhelo

en esto de subir, que, en la carrera,

alas sentí crecerme para el vuelo.”

Purgatorio, XXVII, 121, 123

.

“Oh Apolo, en mi postrera obra te imploro

Que de tu inspiración colmes mi vaso

Cual de tu almo laurel cumple al decoro.”

Paraíso, I, 13-15

.

“Tú dejarás cuanto te dé añoranza

por querido; y es ésta la primera

flecha que el arco del exilio lanza.”

Paraíso, XVII, 55-57

.

“[…] ¡deja rascarse a los que tengan sarna!”

Paraíso, XVII,129

.

“Pero ya mi volar fuerzas no tiene,

si no es que al poco hirió la mente mía

un fulgor que a aclarar su duda viene.

Aquí fuerza faltó a la fantasía;

pero a mi voluntad tras de sus huellas,

rueda del engranaje, ya movía.

Amor que mueve al sol y a las estrellas.”

Paraíso, XXXIII, 139-145

.

.

.

.

Ficha técnica

Título: Divina comedia

Autor: Dante Alighieri

Idioma original: italiano

Traducción al español: Abilio Echeverría

Editorial: Alianza

:
.
Comparte este contenido
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.