La Odisea es uno de los más importantes poemas épicos, compuesto por 24 cantos. Existen varias teorías sobre la autoría de la obra, sin que ninguna de ellas haya podido comprobarse; sin embargo, tradicionalmente ha sido atribuido al antiguo poeta griego, Homero, aunque esa atribución tampoco es certera. Del mismo modo, se desconoce su fecha de creación, pero los historiadores sitúan su aparición entre los siglos VIII y VII a.C.

Este poema, igual que su equivalente, la Ilíada, fue escrito en griego homérico, que es una lengua arcaica, incluso para el 800 a.C. Es posible que dicha epopeya, o al menos una parte, fuese transmitida de manera oral por los aedos[1] y que su existencia fuese mucho más antigua a su primera versión escrita; sin embargo, la extensión de la obra hace difícil de sostener esta hipótesis, pues se compone de más de 12,000 hexámetros.

En este texto, Homero narra el retorno de Odiseo (Ulises en la versión latina) a su hogar, Ítaca. Después de luchar 10 años en la guerra de Troya, nuestro ingenioso protagonista deberá aventurarse 10 años más para volver a su hogar, tiempo en el que atravesará por increíbles travesías como engañar al gran cíclope, Polifemo; escapar de la diosa Calipso y sortear a las sirenas. A la par, se cuenta la vida de Penélope, esposa de Odiseo, quien lo espera fielmente, a pesar de que varios hombres, dando por muerto a su marido, quieren desposarla; de igual manera se relata cómo Telémaco, su hijo, debe convertirse en un hombre sin la guía de su padre y emprender un viaje en busca de Odiseo.

La Odisea es un poema muy hermoso y complejo, además de ser muy importante para el desarrollo de las letras, pues junto con la Ilíada sentó las bases de la literatura universal posterior. Sumada a su riqueza histórica y literaria, la narración misma y las entramadas aventuras de Odiseo hacen de esta pieza un clásico imperdible y muy entretenido.

 

Ficha técnica

Título: Odisea

Autor: Homero

Traductor: Pedro C. Tapia Zuñiga

Editorial: UNAM

Género literario: Épico (epopeya)

 

______

Notas

[1] En la Antigua Grecia se le llamaba aedo al artista que cantaba, en compañía de algún instrumento de cuerda, epopeyas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.