Varios de los textos de Aristóteles se perdieron a lo largo de los siglos; sin embargo, este poema se ha recuperado de los textos de Diógenes Laercio y es conocido como el Himno a Areté, poema con el cual rindió homenaje a Hermias, tirano de Assos[1].

 

Oh Virtud, afanosa de conseguir para los mortales,

nobilísima presa de la vida,

por tu hermosura, oh Virgen,

es morir en la Hélade un glorioso destino,

y se toleran crueles, incesantes labores.

Semejante es el fruto que tú grabas en las mentes,

inmortal, preferible al oro,

más querido que los padres

y el blando rayo del sueño.

Por tu causa, el hijo de Zeus, Heracles, y los hijos de Leda,

sufrieron muchos trabajos,

cazando tu poder.

Por el mismo deseo Aquiles

y Áyax marcharon al Hades.

Por el amor de tu hermosura el retoño de Atarneo

dejó viuda a la luz del sol;

por esto sus hazañas serán cantadas, y las inmortales

Musas,

hijas de la Memoria, aumentarán la majestad de Zeus Hospedador,

en homenaje a la firme amistad.

 

[1] Fuente: Los poemas de Aristóteles de Fernando Báez en: http://serbal.pntic.mec.es/~cmunoz11/aristopoeta.pdf

Comparte este contenido

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.