Hiperrealidad y simulacro

El concepto de hiperrealidad de Jean Baudrillard está estrechamente relacionado con su idea de simulacro. El mundo contemporáneo es un simulacro, donde la realidad ha sido reemplazada por imágenes falsas, a tal punto que no se puede distinguir entre lo real y lo irreal. La hiperrealidad difiere de otras realidades en que la división entre realidad e imaginario desaparece. La representación es más importante que lo que se está representando.

En la hiperrealidad, los simuladores buscan hacer que toda la realidad coincida con sus modelos de simulación. El resultado es que lo real ya no es real. Los ejemplos de la vida contemporánea incluyen la creación y el cambio de personalidad en las salas de chat y los canales de noticias que nos bombardean con información. Baudrillard señala que la “realidad” de la Guerra del Golfo (1990-91) se presentó al mundo en términos de representaciones de los medios.

Para Baudrillard, este conflicto bélico está enmarcado dentro del contexto teórico de lo hiperreal y sostiene que la guerra fue un evento mediático cuidadosamente escrito. El sistema está obsesionado por una constante sensación de crisis. El sistema presenta -en dosis homeopáticas- la crisis como espectáculo. Por lo tanto, no explota.

Cultura de masas y medios

La cultura de masas, según Baudrillard, es un conjunto de signos ritualizados de cultura, sin contenido real. Las cosas se presentan de tal manera que la superficie borra y cubre cualquier profundidad posible. El sistema resultante depende del mantenimiento duradero de un régimen de control. La información devora sus propios contenidos, transformando lo real en lo hiperreal. El sistema no produce nada más que vértigo y fascinación. Valores como responsabilidad, justicia y violencia continúan circulando solo como simulaciones impuestas por el Estado.

Los medios tienen un lugar especial en la implosión del significado. En particular, crea una presión de información excesiva. Esto lleva a la desestructuración de lo social. Pero al mismo tiempo, los medios alientan una sensación de seguridad. Incluso cuando presenta violencia o desastre, el hecho de no “estar allí” mientras se observa, refuerza la seguridad. A través de los medios, nunca alcanzamos el evento real, sino solo su suplente informativo, que está abierto a una interminable interpretación.

En la era de lo hiperreal, la imagen/simulación domina. El simulacro impregna todos los niveles de existencia. El significado ya no puede ser anclado en lugares específicos. Circula a mayor velocidad, sin ningún referente o garantía. Para Baudrillard, el sistema ha llegado a su culminación. La creciente densidad de simulaciones lo está destruyendo. La implosión surge de la destrucción del significado y el efecto de la realidad debido a la precesión de los simulacros.

La función principal de los cambios es actualizar y preservar el sistema. En última instancia, el sistema solo busca preservarse a sí mismo. El fin último de la política, oculto por el discurso democrático, es mantener el control de la población por todos los medios necesarios, incluido el terror. En el régimen actual de simulación, las realidades sociales se generan a partir de los signos y modelos que las preceden.

Baudrillard argumenta que el poder ya no produce más que los signos de su parecido, la aparición del poder. Esta crisis de la ley es la condición para una transición particular. La ley es reemplazada por la norma. El poder intenta defenderse contra el colapso del significado reinyectando lo real y lo referencial en todas partes.

Las personas son “retroalimentadas” a través de una totalidad simulada, que surge de los signos que demandan complicidad cultural en lugar de transmitir un contenido de significado. Los programas de noticias tratan toda la información como intercambiable, reduciendo todo a un espectáculo. Como resultado, los medios hablan principalmente de sí mismos. La función real de los medios es transmitir la perspectiva general de reducir todo a los signos.

Los desastres pasados y presentes se neutralizan en una simple respuesta emocional. Todos los criterios humanistas de valor, desde la moralidad hasta la verdad y la estética, desaparecen, porque el código descansa en la indiferencia y la neutralización. Estamos viviendo un colapso de significado. Por lo tanto, el sujeto responsable se encuentra en una situación similar de crisis.

 

Sobre El Autor

Gustavo Andrés Leyton Herrera (Chillán, Chile. 3 de mayo de 1986) posee estudios de Licenciatura en Historia y Periodismo en la Universidad de Concepción. Algunos de sus reconocimientos son: Primer lugar, Concurso, “Andalucía en el siglo XXII” del Centro Cultural Andaluz (Abril de 2015); Finalista, I Certamen Mundial Excelencia Literaria MP Literary Edition (Junio de 2015); Tercer Lugar, Concurso Literario “Una región con cuento”, Cámara Chilena de la Construcción (CCHC) (Noviembre de 2015); Mención Honrosa, “IV Concurso Microcuentos “Lebu en pocas palabras” (Febrero de 2016); Mención Honrosa, Concurso “Relatos Populares II” (Marzo de 2016); Tercer lugar, Región de O’Higgins, Concurso “Historias de Nuestra Tierra”, Ministerio de Agricultura. (Diciembre de 2016). Asistió al taller de creación literaria impartido por la Pontificia Universidad Católica de Chile. En Mayo de 2017 publicó su primera obra, “Relatos de un artista recóndito” (Editorial de Los Cuatro Vientos), presentada en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.